Este año, los trajes de baño y las toallas se quedaron en casa. Un atípico Sábado Santo se vivió en las instalaciones de uno de los balnearios de mayor tradición en la ciudad de las aguas calientes. Hasta antes de la pandemia que vino a cambiarnos la vida, este espacio público solía lucir atiborrado de bañistas en esta fecha.