Hay pocas divisiones que pueden presumir tener a cuatro equipos competitivos, parece que el oeste de la nacional puede hacerlo este año con todos sus integrantes que tienen los argumentos y nombres necesarios para quedarse con la división. Desde los favoritos 49ers que tienen sed de revancha tras perder el Super Bowl, pasando por los siempre peligrosos Rams, los explosivos Seahawks y los renovados Cardinals que quieren sorprender. Cada equipo cuenta con un mariscal de campo talentoso, algo que pocas veces se ve.
Arizona Cardinals: Tuvieron un enorme problema el año pasado llamado defensiva que fue la peor de toda la NFL permitiendo más de 400 yardas por encuentro y 27.6 puntos de promedio, algo que les complicó bastante poder encontrar la forma de ganar. Solamente triunfaron en cinco ocasiones, pero lo que les salió bien fue la apuesta por Kyler Murray que a pesar de su tamaño ha sorprendido por la agilidad y buen brazo que tiene, entrará a su segundo año en la NFL con mucha más experiencia que le podrá permitir mejorar su rendimiento liderando al equipo a cosas más interesantes sobre todo con algunas piezas nuevas. Kenyan Drake seguirá siendo fundamental en el acarreo del ovoide y se agregaron un par de linieros ofensivos que le darán más tiempo para lanzar el ovoide a Murray, pero lo más atractivo es la llegada de DeAndre Hopkins que para muchos es el mejor receptor de toda la liga. Junto con Hopkins seguirá el eterno Larry Fitzgerald conformando un dúo más que interesante en la ofensiva. En cuanto a su prioridad más significativa tomaron a Isaiah Simmons como primera selección del draft, es un apoyador externo con gran futuro que puede ayudar a presionar a los mariscales rivales mientras que en total sumaron otros siete jugadores defensivos entre agencia libre y draft destacando al esquinero Dre Kirkpatrick y al apoyador Devon Kennard. Si Murray consigue corregir sus errores y aumentar el nivel de precisión en su brazo podríamos ver a unos Cardinals competitivos que arruinen quinielas semana a semana.
Los Ángeles Rams: Se esperaba mucho más de ellos en 2019 luego de llegar al Super Bowl en el 2018, pero decepcionaron con tan solo nueve victorias que no les valieron para meterse a la postemporada. A pesar de esto, no tienen muchos cambios en el equipo lo que significa que confían en el talento que tienen. Solo hicieron 5 movimientos en la agencia libre con Michael Brockers y Leonard Floyd como principales llegadas buscando mejorar a la defensiva que tiene nombres como Jalen Ramsey y Aaron Donald jugadores de primer nivel de la NFL. En tanto, el draft lo utilizaron en gran parte para traer nuevo talento a la ofensiva con Cam Akers y Joe Reed llegando en las primeras selecciones siendo corredor y receptor respectivamente. Si algo tiene que corregir este año el equipo es en las entregas de balón que le costaron un mundo a Jared Goff, el joven mariscal tuvo errores que les costaron partidos. Si quiere seguir siendo el líder de los Rams tiene la obligación de volver a la edición que mostró en 2018 destacando a niveles impresionantes. La realidad es que tienen un talento notorio con Cooper Kup, Robert Woods y Tyler Higbee como armas áreas. El único gran cambio que tendrán es que no contarán más con Todd Gurley y ahora será Malcolm Bron junto con Cam Akers los que se dividían el trabajo por tierra. Si logran corregir los pequeños detalles no hay duda que pueden ganar la división o al menos pelear por un comodín.
Seattle Seahawks: Si hay una razón por la que año con año son candidatos para llegar lejos es por Russell Wilson que sigue demostrando tener un talento por encima del promedio entre los QB de la liga y que se ha mantenido como el pilar del equipo. El año pasado llegaron a la ronda divisional en donde fueron eliminados por Green Bay gracias a una defensa que prácticamente no metió las manos y que en la campaña regular solo estuvo por encima de seis unidades demostrando la poca calidad que había. Este año le apostaron con todo a traer talento por todos lados, en la agencia libre se hicieron de los servicios de Jamal Adams un profundo de elite que resolverá muchos problemas en el perímetro; también agregaron tanto a Carlos Hyde como a Greg Olsen dos veteranos de mil batallas que serán buenas opciones en la ofensiva. Pero lo que más llamó la atención fue su selección de receptores con Josh Gordon y Philip Dorsett llegando a completar un tridente más que explosivo junto con D.K. Metcalf en el cuerpo de objetivos para Wilson que promete bastante. En el draft añadieron cuatro nuevos nombres a la defensiva tratando de reparar los huecos que tienen, pero si hay algo que reprocharles es la poca visión de ir por jugadores en la línea ofensiva que ha sido siempre un dolor de cabeza y es una de las razones por las que Wilson siempre corre por su vida. Aún con todo esto Seattle estará en la pelea tanto por la división como los primeros lugares de la conferencia, tienen demasiado talento y un líder que no se encuentra fácilmente como lo es Wilson.
San Francisco 49ers: Ya es una costumbre que el perdedor del último Super Bowl tenga una caída al año siguiente, pero el equipo buscará cortar con esa tendencia continuando con el proyecto que los llevó a minutos de ganar el Vince Lombardi. Fueron la cuarta mejor ofensiva y la segunda mejor defensiva de la liga el año pasado, pocas cosas hay que corregir en un equipo que se erigió como uno de los más equilibrados, físicos, poderosos y motivados de la NFL. Para este año tienen un par de nombres nuevos como el ala cerrada Jordan Reed y el linero Trent Williams que pueden ser las piezas que faltaban para terminar de redondear un equipo completo, en tanto a la defensiva el profundo Jimmie Ward es lo más importante reforzando al perímetro que tuvo problemas en los partidos más importantes. El novato Brandon Ayiuk será el elegido de cubrir la baja de Emmanuel Sanders, pero el tema significativo es ver si Jimmy Garoppolo puede mantener el nivel del año pasado y liderar a su ofensiva a ser dominante. La buena noticia es que tienen una línea ofensiva de primer nivel y un ataque terrestre poderoso con Raheem Mostert y Tevin Coleman que puede quitarle presión de encima a Jimmy G. Además tienen a George Kittle, Richard Sherman y Nick Bosa quienes están entre lo mejor de la NFL en sus posiciones conformando un equipo completo que arranca como el favorito para repetir su lugar en el juego grande.