La División Sur de la Conferencia Nacional tomará una dimensión completamente diferente este año con la llegada de quien es para muchos el mejor mariscal de campo en la historia; luego de crear una de las dinastías más importantes en el deporte estadounidense y seis anillos de campeonato, Tom Brady dejó a los Patriots llegando a los Buccaneers que tienen la esperanza de ser contendientes con su nueva estrella. Por su parte, los Saints se mantienen con la estrella de ser favoritos, mientras que Falcons y Panthers se han vuelto una ruleta de emociones en las últimas temporadas.
Atlanta Falcons: Siguen sin recuperarse de aquel Super Bowl perdido ante los Patriots, la campaña pasada tuvieron la quinta mejor ofensiva en yardas de toda la liga con casi 380 yardas por encuentro, pero la clave fue al momento de convertir puntos con tan solo 23.8 unidades por partido, mostrando uno de sus mayores problemas. Matt Ryan sigue dejando ir temporadas y el retiro se ve cerca en un veterano que aunque mantiene el nivel no podrá ganarle al tiempo, a pesar de esto tiene un par de piezas interesantes este año que llegan desde la agencia libre con Todd Gurley como principal nombre, además del ala cerrada Hayden Hurst que tiene confiables brazos. Son de los pocos equipos que tienen plantilla completa ya que ningún jugador decidió salirse de la campaña por el COVID, algo que puede demostrar la unión del grupo que quiere trascender de una vez por todas. El mayor problema será arreglar una defensa que estuvo entre la parte baja de la liga, para ello seleccionaron en su primera ronda de draft a Isaiah Thomas, un apoyador que promete mucho, también tomaron a un par de jugadores de línea y Dante Fowler Jr. con otros dos más profundos en la agencia libre, todo esto puede darles cierta solidez que si bien no los haga tener una defensa de élite, al menos sí que los mantenga en la pelea. Con su marca de 7-9 el año pasado puede que no estén tan lejos de poder competir un comodín.
Carolina Panthers: Solamente consiguieron cinco victorias en el 2019 logrando el peor récord de la división, pero ahora tienen una nueva era con Terry Bridgewater al mando de la ofensiva, el mariscal de campo tuvo grandes momentos con New Orleans el año pasado y podría revivir las esperanzas poder competir dignamente ante cualquier rival y reactivar una ofensiva que solamente anotó en promedio 21 puntos. En cuanto a nuevos nombres tendrán algunas armas como Robby Anderson y Seth Roberts que tendrán que darle opciones de pases a Bridgewater, pero en lo que más se enfocó el equipo durante la temporada baja fue en reforzar la defensiva que tendrá la sensible baja de Luke Kuechly que sorprendentemente se retiró al final de la campaña pasada. Para ello seleccionaron a siete jugadores defensivos en el draft, es decir, todas sus selecciones fueron dedicadas a nuevos nombres que aporten a mejorar esa unidad que el año pasado permitió casi 30 puntos por juego, haciendo prácticamente imposible el ganar encuentros. Eli Apple, Trae Boston, Tahir Whitehead y Stephen Weatherly son algunos defensivos que llegaron vía agencia libre, aumentando todavía más los nombres que llegaron este año. De entrada Carolina luce como el equipo más débil de la división, pero todo dependerá de cómo se acomode su nueva defensa y que nivel muestre Bridgewater en los controles, son otro equipo que no se podrá saber qué pretensiones tienen hasta verlos en acción.
New Orleans Saints: Parecía que el 2019 sería su año con marca de 13-3 que les valió para ganar la división, pero en la primera oportunidad de postemporada fueron eliminados por Minnesota que ya les tomó la medida. El equipo prácticamente sigue siendo el mismo con muy pocos cambios, Drew Brees sigue siendo el líder que necesita el equipo con una calidad más que comprobada a pesar de su edad, incluso le trajeron varias caras nuevas que podrían ser lo que necesitaba para dar ese salto de calidad rumbo a buscar un Super Bowl. Primero seleccionaron a César Ruiz como su nuevo centro en el draft, un jugador que promete mucho en la línea ofensiva, pero lo que llamó más la atención fue la contratación de Emmanuel Sanders que a pesar de también ser un veterano conserva su explosividad y grandes manos para hacer recepciones imposibles; se espera que junto con Michael Thomas formen uno de los dúos más poderosos de la liga. Otro movimiento llamativo fue la llegada de Ty Montgomery que le ayudará a Alvin Kamara en el ataque terrestre, pero lo más interesante es la llegada de Jameis Winston que fue el pasador con más intercepciones en 2019 pero también uno de los que más yardas y más anotaciones tuvo. Se ve que le podrían enseñar un par de cosas que le faltan por pulir para que termine de ser esa estrella que aproveche el gran brazo que posee, Brees será un gran maestro para él. Con las dos unidades entre las mejores once del año pasado los Saint son un equipo balanceado con muchas fortalezas que arranca como favorito para llevarse la división y pelear por un lugar alto en la conferencia.
Tampa Bay Buccaners: Sin duda el equipo que más miradas atrae este año no solo en la división sino en la NFL. Se hicieron de los servicios de varios jugadores importantes en la agencia libre, destacando obviamente a la pareja multicampeona de la liga Tom Brady y Rob Gronkowski que regresa del retiro para jugar con su viejo amigo, ambos tienen mucho que demostrar fuera de New England y parece que quieren hacerlo llevando al equipo al Super Bowl. El mayor problema de Tampa el año pasado fueron los intercambios de balón, siendo el peor con 41 pérdidas entre ellas 30 intercepciones, algo que parece improbable de seguir con Brady en los controles, el 12 ahora de Tampa tendrá un cuerpo de receptores más que interesantes con Mike Evans comandando la ofensiva que podría ser una de las mejores de la liga. Además lograron de última hora adquirir a Leonard Fournette un corredor que puede marcar diferencia y que compartirá acarreos con LeSean McCoy, otro buen corredor que magnifica las opciones para ofensiva. En cuanto a la defensa tendrán mucho que mejorar ya que acabaron a la mitad de la liga en yardas permitidas el año pasado, mantuvieron a nombres como Shaquil Barret, Jason Pierre-Paul y Ndamukong Suh, y adquirieron tres profundos en total con lo que pueden armar una defensiva que al menos mejore un poco. En resumen los Buccaneers se dispararon de inmediato entre los favoritos por la llegada de Brady, pero habrá que esperar si la edad y el no tener a Bellichick de su lado no le pesan al veterano mariscal de campo que sigue con hambre de triunfar.