Comenzamos con la Conferencia Nacional que tiene en el Este a la división más débil en los últimos años con cierto nivel de mediocridad en sus cuatro equipos. Nueve victorias fueron suficientes en 2019 para ganar el campeonato divisional lo que muestra el pobre nivel que han venido ofreciendo los equipos, para este año hay pocos cambios en dos de ellos mientras que en Giants y Washington se ven aires de juventud que pueden sorprender.
Dallas Cowboys: Se quedaron a una victoria de postemporada el año pasado y decepcionaron con una marca de 8-8 que fue bastante pobre para las expectativas que se tenían. Dak Prescott todavía no consigue su extensión millonaria que tanto quiere, pero sí consiguió cierta competencia con Andy Dalton que llega vía agencia libre por si no tiene el rendimiento esperado. Dallas necesita ser más preciso en los momentos claves ya que el año pasado tuvieron la mejor ofensiva en cuanto a yardas y su defensa se colocó en la décima posición, aún así no consiguieron prosperar en postemporada. Una de las promesas que tiene el equipo es la llegada de CeeDee Lamb vía draft que es uno de los receptores con más talentos disponibles de este año, puede ser la pieza que faltaba para con Amari Cooper y Ezekiel Elliot armar un ataque todavía más explosivo que les haga ganar encuentros apretados. En la agencia libre se hicieron de los servicios de Anthony Brown, Everson Griffen y Darian Thompson en la defensiva siendo lo más destacado, pero perdieron a su contratación más importante ya que Gerald McCoy se perderá toda la temporada por un desgarre en el cuádriceps. Aún así tienen lo suficiente para ganar la división.
Washington Football Team: Con sólo tres victorias el año pasado tuvieron el privilegio de seleccionar alto en el draft lo cual los llevó a tomar a uno de los mejores defensivos en muchos años vía draft. Chase Young le dará otra dimensión a la defensiva que fue la sexta peor el año pasado en yardas y permitió 27.2 puntos por juego. En la agencia libre también se movieron tratando de reforzar la defensiva con hasta tres esquineros nuevos que buscarán hacer más duro el perímetro, mientras que en la ofensiva será interesante ver lo que pueden hacer con Dwyane Haskins al frente en su segundo año en la liga, si Haskins no tiene buen inicio tendrá competencia alta con el recuperado Alex Smith y el interesante Kyle Allen esperando su oportunidad. No sería raro ver que los tres tengan oportunidad a lo largo de la temporada si las cosas no marchan bien en los primeros encuentros. En cuanto al ataque Antonio Gibson reclutado en el draft le ganó la partida al veterano Adrian Peterson que fue liberado por el equipo, podrá ser otro jugador interesante de ver. Un equipo en reconstrucción como este será impredecible, pero entretenido de ver.
New York Giants: Daniel Jones sorprendió en su primera temporada como titular, tuvo buenos números que, aunque lo llevaron sólo a cuatro victorias dieron esperanzas para el futuro de la franquicia. Lamentablemente para los Giants la defensa ha sido simplemente terrible en los últimos años para muestra de ello fueron los 28 puntos por partido que permitieron el año pasado siendo el segundo peor equipo de toda la liga, algo que no le permitía competir. Para este año tanto en la agencia libre como en el draft se dedicaron a buscar nuevas armas en la defensiva y los nombres del apoyador Blake Martínez y el esquinero Logan Ryan son los más interesantes que pueden dar frutos de inmediato. Xavier McKinney y Darnay Holmes son los novatos que también tendrán la responsabilidad de darle otra cara al perímetro que se cansaba de recibir daño en el 2019.
Con todas estas nuevas piezas sumadas a un buen ataque que cuenta con Saquon Barkley para muchos el mejor corredor de la liga, el futuro del equipo parece prometedor y con buenas chances de salir de los peores lugares para al fin competir por un puesto al menos de comodín. Todo dependerá de cómo se desarrolle esta nueva defensa y como haya evolucionado Jones con su primer año de experiencia en la liga. Si bien todavía tienen mucho camino por recorrer los Giants pueden dar el susto en cualquier partido, su primera prueba ante Pittsburgh dará el parámetro para saber que esperar de ellos.
Philadelphia Eagles: Han sido un equipo equilibrado en los últimos tiempos, esto los ha llevado al éxito y les permitió ganar la división en 2019 con solamente 9 victorias. A la primera fueron eliminados en postemporada gracias en gran parte a su debilidad ofensiva en especial con los receptores que no le daban opciones a Carson Wentz. Este año se decidieron para traer a un par de jugadores al ataque que lucen muy interesantes, el primero de ellos es Marquise Goodwin que puede ser la experiencia que necesitan mientras que vía draft seleccionaron a Jalen Reagor como su primera selección un novato rápido que le dará esa chispa que necesitan al frente, estas piezas sumadas a Wentz, Zach Ertz y Miles Sanders pueden crear una buena unidad que les permita tener mucha más efectividad al momento de buscar puntos. En cuanto a la defensiva el esquinero Darius Slay junto con el liniero Javon Hargrave son dos piezas que terminarán de apuntalar las cualidades que ya tenían. Una de las cosas curiosas es que seleccionaron a Jalen Hurts con la selección global 53 vía draft lo que hace pensar que si Wentz no tiene una gran temporada y el novato demuestra capacidad podríamos ver un cambio de riendas en la ofensiva. Al igual que Dallas poseen suficiente talento para de entrada pelear por el campeonato divisional, pero cualquier cosa puede pasar mientras lo intentan.