Diego Martínez
Agencia Reforma

AGUASCALIENTES, Aguascalientes.-Las puertas del Round 4 estuvieron cerradas ayer. Todos sus amigos del gimnasio estaban dándole el último adiós a Jeanette Zacarías, la boxeadora de 18 años de edad que falleció en Montreal el 2 de septiembre.
El gimnasio ubicado en Avenida Constitución en la Colonia Pozo Bravo extrañará a esa deportista, cuya foto enmarcada se ve en una pared del inmueble que para ella fue como su segundo hogar.
La casa de Jeanette está a 5 kilómetros, distancia que corría de ida y vuelta la joven que soñaba con emular los movimientos de Muhammad Ali o Mike Tyson.
«Me acuerdo la primera vez que la vi en el gimnasio, tenía 11 años, y tengo hasta una credencial de cuando iba a la primaria. Llegó con su hermano más pequeño y su papá, quería aprender algo nuevo, y quería progresar. Jeanette era de tamaño muy grande», dijo a Grupo REFORMA Luis Alberto «Espontáneo» Cruz, manager de la peleadora.
Sólo había hombres cuando llegó Jeanette. Le dijeron que buscara otro gimnasio donde pudiera medirse con otras boxeadoras, pero ella se sintió siempre a gusto en el Round 4.