Atípica participación de los inscritos en el padrón electoral se registró ayer, al llevarse a cabo la Consulta Popular, que tenía como objetivo iniciar el proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en años pasados por actores políticos de los últimos años, impulsada por el Gobierno Federal. Las poco más de 600 mesas receptoras instaladas a lo largo y ancho del territorio local, lucieron desiertas.

Desde temprana hora, los observadores de la Consulta Popular en su mayoría instalaron puntualmente las Mesas Receptoras; los minutos y horas subsecuentes transcurrieron con poca movilidad, derivado del desinterés mayoritario de participar en el primer ejercicio en su tipo en el país. A pesar de tratarse de una consulta oficial, organizada por el Instituto Nacional Electoral, la asistencia a los puntos de sufragio fue mínima, casi nula. Todas las mesas receptoras contaban con la atención cabal a las medidas de sanitarias por la pandemia, entre ellas, el uso de gel antibacterial, lectura corporal de temperatura, tapetes sanitizantes, así como el uso de cubrebocas.

La sana distancia fue respetada en todo momento debido a la falta de concurrencia de las personas. La papeleta contenía una breve descripción del tema, así como la pregunta aprobada en la convocatoria emitida por el Congreso de la Unión, cuadros para votar “Sí” o “No”, la entidad, distrito y municipio o alcaldía donde se emitió el voto, así como las firmas del presidente del Consejo General del INE y de su secretario ejecutivo. La pregunta expuesta era: ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?

Para que la consulta fuera vinculante, se requería de la participación de al menos el 40% de los registrados en el padrón electoral en todo el país, equivalente a más de 37.2 millones de personas, número que quedó muy por debajo. Otro de los factores que pudo haber influido en la poca participación ciudadana reflejada al menos en la entidad, fue lo complicado que resultó en algunos casos encontrar los puntos habilitados para el mismo fin.

En un recorrido realizado en diferentes zonas de la ciudad, las Mesas Receptoras no registraban más de 20 boletas, resultado de la apatía mayoritaria de participar en dicho ejercicio. Así transcurrieron las horas sin que se registraran incidentes y sin que las personas de 18 años, lograran acudir en grandes cantidades. Fernando González, observador durante la Consulta Popular, reconoció que la asistencia registrada ayer en las Mesas Receptoras no tenía comparación a diferencia de las jornadas pasadas, luego de que pasando el mediodía apenas habían desprendido doce boletas. “Está muy tranquilo, ya casi es medio día y prácticamente no llevamos asistencia. Mire las urnas, doce votos apenas de un total de mil 103 ciudadanos registrados en esta sección”, precisó. A nivel nacional, se reportó la instalación de cerca de 57 mil Mesas Receptoras, las cuales estuvieron abiertas desde las 08:00 hasta las 18:00 horas. El ejercicio de consulta tuvo un costo superior a los 500 millones de pesos.

De esa manera, las Juntas Distritales del INE, dieron inicio al cómputo de las actas a partir de la llegada del primer paquete desde las mesas receptoras a la sede de la Junta Distrital. En las 48 horas siguientes a la conclusión de los cómputos distritales, el Secretario Ejecutivo del INE dará a conocer el resultado al Consejo General del Instituto. Mientras que en un plazo no mayor a las 72 horas, se darán a conocer los resultados de los cómputos distritales. Para esta ocasión, no se contempla el Programa de Resultados Electorales Preliminares; sin embargo, el Conteo Rápido y los Cómputos Distritales se efectuaron desde la noche de ayer.