La rotación constante de trabajadores en el sector laboral, principalmente en el automotriz, ha dejado en desventaja a algunas empresas que han apostado a la capacitación de sus trabajadores buscando mejores resultados, sin embargo, no siempre ha sido fructífero el esfuerzo.
Tradicionalmente, se ha registrado el fenómeno migratorio de aquellas personas que buscando el sueño americano con la intención de elevar su calidad de vida, han decidido apostar todo, incluso hasta su vida pretendiendo cruzar el territorio nacional hasta llegar a los Estados Unidos.
Lo anterior ha ido dejando vacantes importantes en el principal sector productivo de la entidad, cuyas empresas a pesar de ofrecer sueldos competitivos y prestaciones superiores a las de la ley, no terminan por atrapar a las persona en busca de algún puesto laboral.
El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Raúl González Alonso, expresó que se tiene el conocimiento de trabajadores de nuevo ingreso por quienes la empresa apuesta su confianza, destinando capacitaciones especiales que implican un costo importante para la empresa que espera los mejores resultados de los elementos reclutados, sin embargo, al poco tiempo simple y sencillamente terminan la relación laboral.
Lo anterior, consideró, obedece a la falta de continuidad laboral en las empresas que a consecuencia de la escasez de los suministros para la producción, se han visto en la necesidad de realizar paros técnicos, lo que al final repercute en el ingreso de los trabajadores y quienes en consecuencia al final deciden buscar nuevas alternativas.
Finalmente, señaló que existe la confianza de que el número de empleos perdidos en el sector automotriz no alcance los niveles proyectados por algunos líderes sindicales, a pesar de que la situación laboral no ha sido la misma posterior a la pandemia.
«Es un fenómeno generalizando no sólo en el sector de la manufactura, sino también en el comercio y servicio. Hay un número importante de empresas que están requiriendo personal, sin embargo, en algunos casos más tardan las empresas en reclutarlo que en lo que el trabajador brinca a otro lugar por distintos motivos, principalmente el económico», concluyó.