El presidente de la Asociación de Taxistas Revolucionarios, Refugio Eudave Ortiz, aseveró que la salida de la CTM-FTA de NISSAN es una llamada de atención a todas las organizaciones que representan a trabajadores, “hay que estar claros que las condiciones han cambiado y que el objetivo es mejorar y ser transparentes hacia sus representados”.
Ante la nueva ley laboral en torno a los sindicatos, dijo que en las empresas puede haber dos o tres organizaciones, de acuerdo con la decisión de los trabajadores. También puede suceder que la gente se ponga de acuerdo y saque a todos los sindicatos y se quede de modo directo con el patrón y de esta manera no tenga que pagar cuotas a sus representantes.
Por su lado, los líderes de todas las organizaciones, incluidas las taxistas, deben trabajar y tratar bien a sus trabajadores del volante, o de lo contrario y con justa razón decidirán darse la vuelta e irse con alguien que les satisfaga sus requerimientos.
Agregó que “las organizaciones de taxistas debemos ser flexibles con los concesionarios y los choferes, así como con todo el personal involucrado, hay que estar abiertos al cambio y si las personas optan por moverse a otras organizaciones hay que facilitarlo y para convencerlos a permanecer se debe trabajar día a día, generando resultados positivos para los representados”.
Refugio Eudave Ortiz detalló que el verdadero perdedor del caso del sindicato de Nissan no fue Alfredo González, porque en ningún momento fue dirigente de esa organización de trabajadores, el responsable de ese sindicato era otra persona y las cuotas que se recibían iban al sindicato de Nissan.
“A la CTM se le apoya con una cuota anual procedente de todas las organizaciones sindicales que se encuentran afiliadas a esta Federación para el mantenimiento y para el pago de los trabajadores contratados ahí, pero Alfredo González es el líder de la FTA, no era de la Nissan, el que era el titular ya fue removido”, concluyó el presidente de la Asociación de Taxistas Revolucionarios.