Moisés Ramírez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL 23-Jun .- Luego de una serie de desencuentros con los vivienderos, a causa de los incrementos en los precios del cemento y del concreto, Cemex renunció esta semana a dos Cámaras cúpulas relacionadas con la construcción.
Gustavo Arballo Luján, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), aseguró que la empresa regiomontana se salió, con carácter irrevocable, de la misma CMIC y de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).
La decisión, dijo Arballo, la tomó la cementera después de que se le señaló que no hay justificante para subir los precios de los productos, y porque se le pidió, así como a otras cinco cementeras, una explicación de la segunda alza, ahora del 12 por ciento.
La renuncia, añadió, fue presentada el jueves pasado y tiene efectos en las representaciones a nivel nacional y en las oficinas estatales.
«Es muy desafortunada su reacción», expresó Arballo, «porque en un País con un mercado libre donde, además es válido expresar cualquier situación que esté sucediendo, me parece muy peligroso que se quiera coartar la posibilidad de diálogo y de discutir algo».
El presidente de la CMIC dijo que no han sido notificados de que alguna otra cementera también quiera dejar esa Cámara.
Los choques entre ambas partes comenzaron cuando los vivienderos advirtieron el 15 de junio que el nuevo incremento al cemento, previsto para el 1 de julio, repercutiría en los precios de las viviendas.