En punto de las ocho de la noche arrancaron las semifinales de clavados en el trampolín de tres metros individual varonil con dos mexicanos buscando su pase a la gran final de la prueba que se realizaría por la madrugada de este martes.
A diferencia de las preliminares, ni Rommel Pacheco ni Osmar Olvera tuvieron su mejor día fallando en varios saltos, lo que les fue costando puntos importantes en la clasificación general. El más perjudicado fue Osmar que pagó el precio de tener solo 17 años, sintiendo la presión de una semifinal olímpica superando los setenta puntos en solo tres de sus seis saltos, en los otros tres no superó las 60 unidades, lo que lo relevó hasta la posición 14 con un total de 384.80 puntos, quedando fuera de la gran final.
Por su parte, Rommel Pacheco tuvo una actuación irregular al obtener menos de setenta puntos en tres de sus saltos, algo bastante extraño en el veterano clavadista que tuvo detalles técnicos tanto en el salto como en la entrada al agua. Al final, un gran último clavado de cuatro y media vueltas le dio 91 puntos, remontando posiciones para meterse al sexto lugar de la tabla y asegurar despedirse de su historia olímpica en una gran final con 437.65 puntos. Si Rommel quiere acceder a las medallas deberá elevar su nivel en la madrugada de este martes al estar lejos del podio, al menos en las semifinales.