Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Andrés Roemer se me lanzó encima, así denunció la actriz Mariana Peñalva el abuso sexual que sufrió por parte del escritor en 2009.

“No voy a dar más detalles, yo llevaba un vestido, no me defendí, no hice nada, porque por más que le decía no Andrés, espérate por favor, no puedes entender lo que es no, y mi hijo estaba a un lado de la puerta, entonces yo no quería que me oyera gritar, no quería que se anguastiara y se preocupara”.

En Facebook, la mujer relató que conoció a Roemer en una entrevista y la invitó a una fiesta en su casa en la Roma.

“Me cayó bien, se me hizo una persona muy inteligente, muy culta y muy bien conectada”, dijo.

Peñalva tenía un proyecto de cine, por lo que le pidió ayuda al escritor para tener contactos y la financiaran.

“Vente a mi casa, platicamos, vemos qué se puede hacer”, le contestó Roemer.

La actriz acudió días después a la casa de él, acompañada de su hijo de entonces cuatro años de edad.

“Andrés muy gentil, me empezó a enseñar su casa y llegamos a un salón muy grande, como especie de biblioteca”, narró.

“El lugar estaba muy bonito, grande (…) en algún momento entró una persona y agarró de la mano a mi hijo, le dijo ‘ven te voy a dar algo’, me sacó de onda porque no me preguntaron mi opinión”.

Al verla intranquila, Roemer le pidió que no se preocupara y que se lo llevaron para que pudieran platicar.

“Yo no me quedé tranquila, lo único que me tranquilizó fue escuchar la voz de mi hijo al otro lado de la puerta”, señaló la víctima.

Inmediatamente después que se llevaron al menor, el escritor abusó de ella.

“No quería hacer ruido porque no quería dejar de oír su voz (de su hijo), no tuve ni tiempo de defenderme, no sé ni cómo sucedió, sólo que quedé en shock, no podía creer que una persona con el nivel intelectual, cultural, de buena familia, me hubiera hecho lo que me hizo Andrés”, contó.

“Solamente me acuerdo que se subió el pantalón y me dijo: ‘lo siento mucho, estaba muy excitado’, como si yo hubiera esperado que durara más tiempo”.

En ese momento, la actriz se echó la culpa porque creyó que le mandó un mensaje que no era.

“Yo iba con mi hijo, yo no iba buscando eso, a quién se le ocurre pensar eso, qué persona piensa en sexo cuando estoy con mi hijo”, expresó.

“Llegué a mi casa, me metí a la regadera, me sentí tan sucia, yo me culpaba a mí misma ‘seguramente no fui clara, envié las malas señales, para qué lleve vestido, para qué me arregle'”.

Peñalva comentó que durante todos estos años nunca se lo dijo a nadie y se quedó con toda la culpa.

Tras ver las declaraciones de las otras víctimas, la actriz decidió contar su caso.

“Me da una rabia, no es un caso aislado, a mí me sucedió eso porque este hombre está enfermo”, expresó entre lágrimas.

“No puedes hacer eso con las mujeres, y no lo digo para difamarte, lo digo para que te atiendas: no puedes llevarte a las mujeres a tu casa, encerrarlas, con su hijo a un lado, como si estuvieras secuestrando al hijo mientras las violas, no puede ser”.

Mariana llamó a más víctimas a denunciar a Roemer.

“Salgan y hablen de sus vivencias porque esto ayuda a cerrar las heridas, yo espero olvidar esto, yo me culpé a mí misma de lo que había sucedido”.