El jueves pasado fue 15 de mayo y se festejó el “Día del Maestro”. Seguramente la mayoría de los mentores del País celebraron muy a la mexicana esta fecha, como ha sido costumbre desde su creación.

No diría yo que a los maestros les va mal o mejor en este día, de acuerdo con los acontecimientos que se dieron a conocer relacionados con el magisterio. Y es que, bien vistas las cosas, lo que el Gobierno de la República y los gobernadores de los estados recién acordaron, no afectará a esa mayoría de maestros que estuvieron de fiesta en su día. Más bien los que deben de estar que trinan por estas medidas anunciadas, son esos cuantos de cientos de maestros privilegiados que desde siempre han sido los que gozan de los millonarios beneficios que les ha otorgado el Gobierno. Pero esto se acabó, según la resolución tomada por los gobiernos federales y estatales. O sea, que en lo sucesivo ya no habrá partidas millonarias de los estados al SNTE, como era una tradición. Sólo la SEP Federal acordará estas aportaciones federales, nunca más los gobiernos de los estados.

SÉame válido mencionar que esta decisión del Gobierno de Peña marca una diferencia entre los “golpes de poder” que algunos presidentes han asestado a los caciques magisteriales, con el de Peña Nieto en contra de la Maestra Elba Esther Gordillo.

Me voy a referir solamente a los casos de Carlos Jonguitud Barrios y Elba Esther Gordillo: en 1989 Carlos Salinas ordenó la eliminación “pacífica” del llamado líder vitalicio del SNTE, y sustituirlo por Elba Esther Gordillo.

En unas cuantas horas, Jonguitud vio cómo se quedaba sin teléfonos y sin luz en su casa y cómo investían a su brazo derecho, la maestra Elba Esther, como dirigente nacional del SNTE.

Por una venganza personal de Salinas, Jonguitud fue desplazado del cacicazgo magisterial, pero sin que los maestros y la educación se beneficiaran de ellos. Peña Nieto canceló el cacicazgo de Elba Esther Gordillo, igualmente sin ensañamientos, pero sometiéndola a un proceso penal.

No lo hizo, aparentemente, por venganza política o personal. Lo hizo bajo parámetros pragmáticos a partir de la rebeldía de ella, cuando mandó a sus maestros a las calles a protestar contra la reforma energética.

Ella, que conocía las entrañas del sistema político, no supo hacer una lectura eficaz y adecuada de los tiempos políticos y con ello violentó su propia vida.

Pero a diferencia de Salinas en 1989, Peña Nieto sí se embarcó en una cruzada por la reivindicación de la educación en México y en pro de acabar con la podredumbre que ha desgastado y corrompido al sistema magisterial mexicano desde hace décadas.

Según veo yo las cosas, los nuevos liderazgos magisteriales del SNTE, han comprendido que con Peña no se juega y que vale más que mantengan bajo la almohada ese librito titulado “El Arte de la guerra”.

En periodismo suele decirse “esta es la nota”, cuando una noticia reúne ciertos requisitos que la hacen notable y de impacto mediático. Pues bien: la nota del jueves pasado en los periódicos y en los noticiarios de radio y televisión, fue la revelación que hizo el Instituto Mexicano para la Competitividad. Fue como un duchazo de agua fría para los maestros que se han adueñado del SNTE. Datos al calce: un maestro de Oaxaca, de apellido Ramírez, gana 603 mil pesos mensuales.

En Hidalgo, mil 400 maestros nacieron un 12 de diciembre de 1912, es decir, tienen 102 años cada uno. Entre todos, suman 32 millones de pesos mensuales. Incluso, hasta les dicen “Los Lupitos”. Y uno más: en un pueblito de Guerrero se encuentra la escuela kínder más cara del mundo: tiene en nómina a seis empleados pero sólo trabajan dos y sólo hay un alumno. Así está el manejo de la educación en México.

Hoy es la elección del líder nacional del PAN. Como ya debe saber usted, quienes están compitiendo por ese liderazgo son Gustavo Madero y Ernesto Cordero. Gustavo Madero es actualmente el presidente nacional panista, con licencia para buscar la reelección. Y fíjese usted qué curioso, precisamente por lo que luchó su tío abuelo Francisco I Madero, o sea contra la reelección, es ahora contrariamente por lo que lucha Gustavo Madero Muñoz, por la reelección. Y es que no crea usted, el poder embriaga y cuando se obtiene es difícil dejarlo, es como una droga.

Y eso precisamente es lo que le pasa a Madero Muñoz, quién bajo su liderazgo el PAN perdió la Presidencia de la república. Aunado a ello la población le critica acremente su entreguismo hacia el gobierno de Peña Nieto.

Durante el maderismo se ha visto cómo el acostumbrado humanismo panista cambió al acatamiento oficialista. Y es que como ciudadanos entendemos que una cosa es negociar y otra, muy diferente, es lo dogmático; el decir sí a todo sin objetar.

Durante la gestión de Gustavo Madero se perdió gran parte del capital político panista porque luego de tener nueve gubernaturas, ahora solo tienen cinco; perdieron 200 alcaldías y actualmente tienen menos senadores y diputados, y son ahora el tercer lugar a nivel nacional como fuerza política.

De Ernesto Cordero hay poco que decir en cuestiones partidistas. Sus antecedentes son en el servicio público. Inició su trayectoria en el Gobierno Federal como director de Prospectiva Económica, en la Dirección General de Análisis Económico y Sectorial de la Secretaria de Energía, Minas e Industria Paraestatal, y en la Comisión Reguladora de Energía de 1993 a 1994. Fue Director General de la Fundación Miguel Estrada Iturbide. En 2003 fue director de Administración Integral de Riesgos en BANOBRAS; Subsecretario de Planeación Energética y Desarrollo Tecnológico en la Secretaría de Energía. Subsecretario de Egresos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; titular de la Secretaría de Desarrollo Social en sustitución de Beatriz Zavala Peniche. En la campaña de Felipe Calderón a la Presidencia de la República, fue Coordinador de Políticas Públicas; el 9 de diciembre del 2009 fue nombrado Secretario de Hacienda y Crédito Público. Y al inicio del actual sexenio Presidente del Senado de la República.

De acuerdo a los sondeos que empresas de prestigio han realizado en los últimos días, la ventaja se la dan a Gustavo Madero. Sus amarres políticos lo ubican por encima de Cordero en la elección del día de hoy. Pudiera ser pues uno de los pilares fundamentales para alcanzar el triunfo ha sido el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas, que está metido totalmente en la elección partidista por su interés personal de alcanzar la candidatura a la presidencia de México dentro de cuatro años.

En Aguascalientes los grupos políticos se dividieron en sus preferencias. El grupo que más panistas agrupó fue el que simpatiza con Ernesto Cordero. Dicho grupo está encabezado por Felipe González, Martín Orozco, Fernando Herrera. Y en el grupo simpatizante de Gustavo Madero sobresale el alcalde Antonio Martín del Campo así como la diputada Tere Jiménez, que incluso es integrante de la planilla de Madero.

Como quiera que sea el ganador deberá de iniciar su gestión con una operación cicatriz de gran magnitud, pues la campaña de elección ha dejado muchos heridos hasta el día de hoy. Nunca en la historia de Acción Nacional se había polarizado tanto una elección interna. Los panistas se habían significado por efectuar campañas blancas, sin diatribas ni ataques tan directos. Hoy las huestes blanquiazules se han dividido en dos: los que desean que el grupo calderonista arribe al poder y los que lo rechazan tajantemente. A las siete de la noche ya se tendrán datos que den claridad sobre quien ganó.

En días pasados circuló en las redes sociales una supuesta carta escrita por el ex gobernador Luis Armando Reynoso. Quienes conocen a Reynoso sabían que la manera de actuar de él no es así y por lo tanto era una carta apócrifa enviada al espacio de los internautas con el afán de echarle más leña al fuego para generarle más dolores de cabeza al ingeniero.

Pero como nunca falta, hay quienes sí se van de bruces y sin reparar en nada se la creen toda. Y sí, hasta contestaron las ofensas que la supuesta carta les infligió.

Reynoso ya dio a conocer que él no se anda con esas cosas y menos con ofensas. Los que se deben estar carcajeando son quienes elaboraron la carta apócrifa por el disgusto provocado y por haber metido en un brete más de dos.

Es lo malo de las redes sociales, cualquiera puede usurpar identidades con la más completa impunidad.