En los últimos tres meses, la Condusef en Aguascalientes ha registrado un repunte en los robos de identidad de los usuarios de servicios financieros, y en lo que va del año se acumulan 39 casos, que representan casi un 40% más a lo registrado en el ejercicio anterior, a causa de la proliferación de las compras electrónicas.

El titular de la unidad de atención, José Antonio Mejía Lozano indicó que este problema no resulta tan grave en comparación a años anteriores que llegaron a captar más de cien casos. Es crucial que la gente cuide sus datos personales para que nadie lo suplante y saque a su nombre créditos en una financiera, en una tienda departamental o en una agencia de automóviles.

Señaló que la fuga de información de los usuarios financieros ocurre por la existencia de funcionarios en bancos o financieras que la venden a terceras personas que se encargan de la suplantación de identidad para obtener créditos o bien incurrir en fraudes.

José Antonio Mejía Lozano informó que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros puede asesorar a las personas afectadas por estos robos de identidad y la asistencia se puede dar de modo presencial o por la vía remota.

Agregó que los suplantadores de identidad suelen falsificar las credenciales de los usuarios financieros reales y acuden a solicitar créditos, y en este momento las instituciones financieras se encuentran ávidas de tener clientes, por lo que revisan el buró de crédito de la persona correcta, al ver que es viable la operación, conceden el crédito y ahí se concreta el robo de identidad.

La fuga de información de datos personales o financiera puede ocurrir de modo electrónico mientras se realiza una compra en línea o bien el pago de servicios, así como una diversidad de operaciones que en la actualidad se puede realizar de modo digital.

La Condusef se ha encontrado que las operaciones vía remota han propiciado que la gente compre más de lo habitual, y las instituciones financieras no saben si son los propietarios de las tarjetas o bien un tercero que suplanta la identidad.

¡Participa con tu opinión!