Jesús Lima
Agencia Reforma

SAN MATÍAS TLALANCALECA, Puebla.- Frente a soldados, pobladores acarrearon combustible regado de una toma clandestina, en el paraje Cuatro Caminos de la Junta Auxiliar de San Francisco Tláloc, mientras que en San Antonio Chautla de Arenas se atendía un incendio provocado en un ducto ordeñado.
Ayer, ladrones de combustible causaron dos derrames en ductos de Pemex, pero en ambos casos no se reportaron personas heridas ni detenidas, aunque sí la pérdida de miles de litros de diésel.
Minutos antes de las 10:00 horas vecinos de la comunidad de San Antonio Chautla de Arenas advirtieron sobre la presencia de una extensa columna de humo, que alcanzaba el kilómetro de altura.
Elementos de Protección Civil y Bomberos arribaron al sitio para combatir el fuego que se propagaba por campos de cultivo debido a la fuga en una toma clandestina.
De manera simultánea, en el paraje Cuatro Caminos de la Junta Auxiliar de San Francisco Tláloc, se reportó que sujetos realizaban extracción de combustible de los ductos de la zona.
Policías municipales acudieron y los huachicoleros escaparon ocasionando un derrame de combustible, por lo que los oficiales avisaron a la paraestatal.
Mientras esperaban al personal de Pemex, decenas de personas arribaron al punto en camionetas y vehículos particulares y comenzaron a llenar botellas, garrafones, cubetas, botes, tambos y bidones con combustible.
A las 11:00 horas, los cuerpos de emergencia informaron que el incendio de San Antonio ya había sido controlado y que personal de Pemex arribaría para realizar los trabajos correspondientes para la reparación del ducto.
Mientras que en Tláloc la gente seguía llegando para robar el combustible, pese a la presencia del Ejército Mexicano.
El personal castrense y los policías municipales sólo se limitaron a resguardar la zona en donde la cuadrilla de Pemex realizaba las labores para el sellado del ducto daño.