Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tres jóvenes familiares que buscaban un lugar para cenar terminaron perseguidos a balazos, privados de su libertad y sin su auto, el cual fue robado …¡por policías!.

Los jóvenes denunciaron que después de llevar a arreglar el auto, salieron para probarlo y buscar algo de cenar en la Colonia Caracoles, en Tlalnepantla, Estado de México.

Una llanta rechinó y bajaron a revisarla cuando observaron que un vehículo se acercaba sobre la calle solitaria, así que se subieron y arrancaron.

Detrás de ellos se escucharon balazos y su reacción fue acelerar. Cuando pudieron ver que eran policías municipales se detuvieron. Fueron bajados a golpes.

Quedó videograbado el momento en que los subieron a la unidad número MEO72A-1 y uno de los uniformados se llevó el coche particular. No les explicaron por qué se los llevaban ni hacia dónde. Finalmente, los abandonaron en una zona conocida como Santa Lucía.

“Bájense y no volteen”, escucharon decir con groserías a uno de los uniformados.

Todo ocurrió entre la noche del 29 y la madrugada del 30 de julio, conforme la denuncia que presentaron por secuestro y robo en Toluca.