En cinco meses, Aguascalientes alcanzó y superó la estadística 2016 de robos de identidad y a la fecha suman 105 casos nuevos, donde el diez por ciento de ellos se relacionan con usuarios financieros que no pudieron demostrar ante la institución bancaria que fueron usurpados por la delincuencia y hasta se presume que fueron auto-robos para evadir créditos, cuyas situaciones se dirimen ante los juzgados.

Ignacio Villanueva Chávez, subdelegado de la Condusef, informó que este delito comenzó a registrarse con mayor regularidad en territorio aguascalentense hace tres años, pero nunca como este 2017, donde la proliferación de la tecnología ha sido instrumento de acceso para la delincuencia que se apropia de los datos personales e información de los usuarios financieros.

Se ha detectado que un usuario financiero realizaba una transferencia electrónica y la delincuencia lo interceptó en pleno proceso y le metió una pantalla dentro de la operación diciendo que se había bloqueado y solicitaba información, y a través de esos mecanismos acceden a los datos personales. La recomendación es cancelar esas operaciones y no compartir información.

Esta usurpación de identidad se traduce en la afectación a los usuarios financieros a quienes les achacan créditos personales vía tarjetas de crédito o en la compra de automóviles, donde las personas afectadas por la delincuencia se tardan de uno a tres meses para detectar que fueron utilizados sus datos personales en su perjuicio.

Al considerar que la sociedad no puede retroceder en el uso de la tecnología y no se puede recomendar que hagan sus operaciones financieras o de diversa índole directamente en ventanillas o empresas, Villanueva sugirió a cambio a la población usuaria a cuidar sus clabes (interbancarias), sus datos personales, no meterse a cibercafés para realizar operaciones financieras.

En entrevista con El Heraldo, el funcionario de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros subrayó que en el 2016 acumularon 103 casos en doce meses, pero ahora, aquí de enero a mayo 2017 ya se superó en dos asuntos esa cifra, es decir se contabilizan 105.

Agregó que los delincuentes han encontrado la forma de vulnerar los sistemas tecnológicos, donde cada vez más crece el número de transacciones por vía electrónica, donde ahora en los propios cajeros automáticos bancarios se pueden realizar una diversidad de operaciones y ya no tienen que acudir a ventanilla.

Además se cuenta ahora con los celulares, la banca móvil, lo que permite que las operaciones se diversifiquen en los diferentes medios electrónicos. Adicionalmente ha aumentado también la compra de productos y servicios vía internet por computadora, celular o cualquier otro instrumento, lo que ha vulnerado al sistema, concluyó.