Claudia Guerrero
Agencia Reforma

LÉON, Guanajuato.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador denunció este miércoles que, en el caso de la refinería de Salamanca, el robo de combustible no sólo era realizado por delincuentes, sino por los propios funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Tras realizar una visita de supervisión por esa planta, el Mandatario federal consideró que el huachicol que se realizaba con pipas de la propia petrolera propiciaba, también, un incremento de la violencia en la zona.

“Es importante que estén aquí (los integrantes del gabinete de seguridad nacional), porque había y sigue habiendo mucha inseguridad en esta región y tenía que ver con la refinería porque se robaban combustible”, dijo.

“No solo con las tomas clandestinas, había contubernio, actuaban de conformidad y de común acuerdo, como asociación delictuosa autoridades, más los funcionarios de Pemex y delincuencia organizada. Eso se terminó, ya no hay esa impunidad y decirle a los trabajadores que vamos a estar velando por su seguridad, los trabajadores petroleros, que no están solos”.

Por la mañana, desde la 12 Región Militar, el Presidente denunció en conferencia que existen pruebas de la complicidad con la que servidores públicos de Pemex participaban activamente en la sustracción del combustible.

“No es nada más el robo en las tomas clandestinas, era en la propia refinería, con pipas, eso es una información que se puede probar, entonces había un contubernio de la delincuencia y funcionarios en este caso de Pemex, entonces todo eso se termina”, afirmó.

El Jefe del Ejecutivo federal reiteró que su Gobierno mantendrá como prioridad la rehabilitación del Sistema Nacional de Refinación, con la finalidad de que el País logre la autosuficiencia en la producción de combustibles para el 2023.

López Obrador detalló que, para ello, se requiere que cada una de las refinerías puedan producir entre 140 mil y 170 mil barriles diarios de combustibles, para alcanzar una meta de mil 200 barriles diarios en tres años.

A eso, explicó, se sumará la producción de 340 mil barriles diarios de la nueva refinería de Dos Bocas, lo que pueda agregarse con la reconversión de la planta de Cangrejera y otro proyecto adicional que se negó a revelar.