Fuente: Pixabay

Robert Kardashian regresó a las redes sociales después de perder más de 20 kilos. El hermano de Kim, Khloé y Kourtney ganó un peso extra de 50 libras luego de su separación con su novia, Rita Ora. Pasó varios años alejado de los reflectores debido a inseguridades relacionadas con su aspecto físico.

Rob siempre fue muy sincero respecto a las inseguridades sobre su imagen corporal. Incluso, faltó a la boda de su hermana Kim para evitar ser fotografiado. Pero, actualmente se encuentra en un momento más estable en su vida. Su aparición en la fotografía familiar, cuyo motivo de celebración fue el tercer cumpleaños de su sobrina Stormi Webster, muestra que se ha embarcado en una rutina saludable y en forma.

Tras vivir una vida inactiva durante mucho tiempo, el famoso compartió públicamente su programa de pérdida de peso de 60 días y comenzó a trabajar con dedicación y esfuerzo. En su dieta diaria Robo incluyó alimentos más nutritivos y bajos en carbohidratos, cuyo plan de alimentación incluye la reducción de alimentos procesados y azúcares añadidos. Al disminuir la ingesta de carbohidratos necesariamente se consume más proteínas y grasas, por tanto, se reduce el apetito y consumes menos calorías.

El consumo de grasas saturadas son reemplazadas por las monoinsaturadas, que los aceites vegetales, como el aceite de oliva.  Según Alessandra Briones de la website Dulcehogar.mx, las propiedades del aceite de oliva en el plan definitivo para perder peso son muchas. “El aceite de oliva te ayuda a acelerar el metabolismo y a eliminar grasas no saludables. Cuando el metabolismo es más rápido se quemarán más calorías, incluso cuando no estás realizando ningún tipo de actividad física. Además, el ácido oleico presente en este aceite vegetal reduce la sensación de apetito y, por ende, la necesidad de comer más”.

Régimen de entrenamiento

Su plan de alimentación alto en proteínas y grasas saludables es complementado con un régimen de entrenamiento intenso. Rob recibe entrenamiento personal de Lamar, quien ha trabajado con ellos desde que tenía 19 años.

Anteriormente, el famoso pasaba días enteros viendo televisión, jugando videojuegos y comiendo comida chatarra, pero ahora hace ejercicio dos veces al día. Los fines de semana, va de excursión al RunyonCanyon, en Los Ángeles, con un grupo de personas para practicar ejercicios cardiovasculares.

Todo ello, ha tenido un impacto positivo en su salud mental. Su familia está orgullosa por sus cambios y lo impulsan a estar de buen humor durante sus sesiones de entrenamiento físico.

Además, Rob está más activo en sus redes sociales. A menudo comparte fotografías instantáneas de su pequeña hija en Instagram y muestra su orgullo por la pequeña Dream. Hace unos meses publicó una foto que mostraba a Dream muy sonriente en una alberca. Él escribió: “¡Feliz cumpleaños a mi niña! ¡Estoy tan orgulloso de la dulce e inteligente niña que eres! Gracias por traer tanta felicidad a mi vida 🙂 Papá te ama”.