Salvador Rodríguez López

A través de la historia Aguascalientes ha tenido dirigentes sociales que incursionaron en la política y que llegaron a encabezar el gobierno del estado y los ayuntamientos. Cuando fue necesario no lo pensaron dos veces para empuñar las armas y salir al frente de las tropas, como ocurrió con don José María Chávez Alonzo, que como titular del Poder Ejecutivo enfrentó al ejército francés, que lo hizo prisionero y fusiló el 5 de abril de 1864 en la Hacienda de Malpaso, Zacatecas.
Hasta el siglo XIX tenían asiento en las deliberaciones públicas los terratenientes, comerciantes y representantes de artesanos y obreros, quienes llegaron a ocupar cargos en la comuna y en la administración estatal. Mas tarde, ya en el siglo XX y una vez que concluyó la Revolución, sobresalió el gremio de los ferrocarrileros, que incluso el superintendente de los Talleres, Juan Alvarado Lavallade fue al mismo tiempo gobernador (1936-1940), en tanto los líderes sindicales o sus allegados se repartían las candidaturas a diputados federales y locales y como senadores, además fue común que alguno de ellos tuviera un cargo en el gobierno o en el ayuntamiento.
La situación cambió a mediados de los años 50, cuando apareció Roberto Díaz Rodríguez, que de líder de los músicos se hizo de la jefatura de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA) y logró estar en igualdad de condiciones que el hasta entonces poderoso Sindicato Ferrocarrilero, que poco a poco cedió cargos a la filial cetemista, que por su parte siguió creciendo políticamente al grado que llegó a tener dos diputados locales al mismo tiempo y en los sucesivos cabildos siempre tuvo un regidor o un síndico, lo mismo que cargos administrativos.
El declive político de la agrupación rielera se escribió con la última senaduría que obtuvo, en la persona de Benjamín Zarzosa Díaz y en las mismas circunstancias ocurrió con la FTA, al ser Jorge Rodríguez León el último senador, en tanto el más reciente cargo de los cetemistas lo tuvo José Alfredo González González, como diputado federal, en los tiempos del gobernador Otto Granados (1992-1998).
Aunque de manera oficial José Alfredo González es cabeza del sector obrero en el Comité Estatal del PRI, es nula su participación a nivel de proselitismo, por lo que el Revolucionario Institucional no tiene presencia entre los trabajadores, ya que incluso en varias ocasiones González ha señalado que sus representados están en libertad de preferir el partido que más les atraiga, abandono que el instituto político paga con no incluir en sus listas de precandidatos a miembros de la FTA.
Otra organización sindical que fue muy influyente en la vida pública fue el SNTE, que hoy se conforma con una diputación de representación proporcional y regidurías en algunos municipios, muy lejos de las senadurías y diputaciones federales que se le asignaba. El último senador fue el profesor Alberto Alcalá de Lira y desde el profesor José Refugio Esparza Reyes como gobernador (1974-1980) no ha sido elegido ningún maestro para el máximo cargo en el estado.
Tras el retroceso que ha tenido el Revolucionario Institucional, los otros partidos no les ha interesado incorporar a los trabajadores entre sus principales cuadros, a lo sumo los invitan para hacer “bola” y a veces algunos se meten entre las candidaturas que les ha permitido ganar un escaño, pero después no vuelven a figurar.
Aunque parezca increíble, pero hay una minúscula representación obrera en los congresos federal y estatal y en los cabildos de los once ayuntamientos, pese a que son más de 250,000 los registrados ante el IMSS y el ISSSTE, por lo que a la hora de presentar alguna iniciativa es para favorecer al capital. El único que figura es el actual diputado local Sergio Augusto López Ramírez, por el PVEM, que desde 1998 no se desprende de los cargos de representación popular o en el sector público, pero para el profesorado ha sido un cero a la izquierda ya que no sirve ni siquiera como gestor.
Esa es, a vuelapluma, la situación que prevalece en la clase obrera, que a nivel gubernanativo-administrativo y político no tiene quien vele por sus intereses, lo que frena cualquier aspiración de alcanzar un mejor nivel de vida.

SOBRE AVISO

Si 2020 ha sido pródigo en lluvia, lo que en muchos casos resulta excesiva al dejar una estela de dolor, muerte y destrucción en la zona sureste de México y países de Centroamérica, para el año próximo se pronostica que será de sequía por el fenómeno de La Niña, lo que exige que desde ahora los sectores agrícola y ganadero y los tres niveles de gobierno estén preparados.
El anunció lo hizo el gerente estatal de la Comisión Nacional Forestar (Conafor), Víctor Villalobos Sánchez, que de entrada consideró que debe advertirse de la situación porque habrá más incendios forestales con todo lo que esto exige y representa.
A través de la Coordinación Interinstitucional de Manejo del Fuego, las autoridades de los tres niveles de gobierno se preparan con la organización para atender cualquier contingencia, para ello se imparten cursos a combatientes de incendios forestales tipo 2 con duración de 40 horas. Se hace en el predio de Los Alamitos que se ubica en la Sierra Fría, con la quema prevista para la eliminación de un elevado porcentaje de combustible, que permita visualizar si esto fuera en un bosque y lo que llega a significar por la intensidad calórica.
El seminario concluyó la semana pasada y en el cual participaron miembros de la Conafor, de la Secretaría de Sustentabilidad, Medio Ambiente y Agua del estado, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la Coordinación de Protección Civil estatal, entre otras instancias, así como del vecino estado de Zacatecas.
Villalobos Sánchez subrayó que uno de los propósitos de estos entrenamientos es garantizar la seguridad de todos los involucrados en la atención de los incendios forestales, por lo que seguirá adelante la preparación, para que llegado el caso puedan enfrentar y solucionar cualquier problema ígneo que se presente.
Durante el presente año se han registrado 18 incendios que afectaron a más de 500 hectáreas y mientras concluya 2020 se mantendrá el estado de alerta, principalmente por pastos muy secos, por lo que se requiere poner en práctica un programa de prevención para informar a todos los habitantes que hagan uso responsable del fuego “porque lo que se avecina será muy fuerte”.

IMITAN A MINORISTAS

Se desconoce cuándo surgió la máxima de “bien vendido o bien podrido” y que se adjudica a los vendedores de productos perecederos, que prefieren tirar el producto a bajarlo de precio, pero que les viene como anillo al dedo (con dijera el peje) a los arrendadores de locales comerciales, quienes rechazan hacer un descuento a sus inquilinos, afectados por los continuos cierres que decreta el gobierno, sin embargo en el pecado llevan la penitencia, es el caso de un negocio que estaba en la avenida Adolfo López Mateos oriente y por el que se pagaba 4,000 pesos de alquiler; el ocupante pedía que se le rebajara 1,000 pesos en los meses que faltaban para diciembre, pero la dueña se negó, exigiéndole que si no podía pagar lo desocupara. Así lo hizo y hoy el local tiene casi seis meses desalquilado, por lo que la señora dejó de ganar 18 mil pesos si le hubiera dejado a su arrendatario como lo pedía y con el que tenía más de 11 años. Unos pocos han sido solidarios y que aceptan, incluso, que el pago sea parcialidades, enterados que las ventas son pocas, pero otros se montan en su macho y nadie los baja de ahí, tal como sucede con las secretarías de finanzas del estado y los municipios, que al igual que Hacienda, no perdonan y exigen el pago íntegro de los impuestos, lo que tiene al filo de la bancarrota a cientos de medianos, pequeños y micro comerciantes y empresarios, que ante las circunstancias han despedido a parte de sus trabajadores, que son la parte invisible más afectada de esta situación, ya que se les echa a la calle en los momentos que difícilmente van a encontrar acomodo, lo que hace más agudo el problema social, económico y laboral que subsiste.