CDMX.- Taylor Hawkins, el fallecido baterista de los Foo Fighters, seguramente gozó ayer, dondequiera que esté, la primera parte del mastodóntico homenaje que le realizaron sus mejores amigos y miles de fans en el estadio de Wembley.
Prácticamente lleno, el célebre recinto londinense vio desfilar no solo a sus compañeros, comandados por Dave Grohl, sino a leyendas del calibre de Paul McCartney, Brian Johnson, Lars Ulrich, Nile Rodgers, Brian May, Roger Taylor, Geddy Lee, Alex Lifeson, John Paul Jones, Chrissie Hynde, Stewart Copeland y Liam Gallagher, por citar unas pocas.
Seis horas abarcó el tributo a Hawkins, quien murió el 25 de marzo a los 50 años y cuya viuda e hijos se involucraron a fondo en la organización de los shows. El 27 de este mes tendrá lugar la segunda parte, con otros invitados, en el Kia Forum de Los Ángeles.
De esta manera, ayer se celebró el legado e influencias del baterista tanto con éxitos de las bandas en que ha figurado como de artistas a los que veneraba, y que iban desde The Beatles, Led Zeppelin, AC/DC, Queen, The Police, Rush, The Pretenders hasta Nirvana, Jane’s Addiction, Van Halen y Metallica. El largo concierto puede verse en plataformas como Paramount+ (MTV), Pluto TV y YouTube. (Staff/Agencia Reforma)