El presidente del Clúster Automotriz en la entidad, Cuitláhuac Pérez Cerros, expresó que sin ánimo de ser pesimista, lo que se avecina para la mayoría de las empresas que dependen del sector no es halagüeño, pues serán contadas las que sobrevivan a los efectos de la emergencia sanitaria que transita el país y el mundo.

Destacó que tan sólo Nissan perdió el 37% de sus exportaciones en las últimas 3 semanas y poco más del 31% de sus ventas a nivel nacional.

Asimismo, refirió que las propuestas han sido planteadas a la Federación que es la instancia que podría tener la posibilidad de atender el llamado de auxilio, no obstante las autoridades mexicanas no han hecho algo para brindar certeza alguna al sector empresarial en general y menos al automotriz que no está considerado dentro de las actividades esenciales pero que es parte importante de la economía en el país.

En este sentido, recordó que hace un par de semanas se advirtió que de no tener un proyecto gubernamental que diera equilibrio entre el tema de salud y económico, el resultado sería fatal para muchas empresas y esto no tarda en presentarse en Aguascalientes, donde algunos industriales piensan en cerrar en definitiva y luego volver a emprender.

“Y es que sucede que el grueso de las empresas no están en condiciones de soportar más de 4 semanas pagando salarios y servicios sin tener ventas o producción en el caso de las que se adelantaron a suspender la actividad, lo más que se previó fue de 2 o 3 semanas, pero el periodo se ha anunciado por otras 4 o 5 semanas adicionales, lo cual se antoja imposible al menos para las de menor tamaño”.

Ejemplo de que no hay empresa que soporte pagar salarios completos en tanto dura la contingencia, es lo ocurrido con Compas que fue la primera en declarar el paro de actividad por el COVID-19 y lo hizo con el 100% del salario de sus trabajadores, pero para esta segunda declaratoria de esta semana, decidió considerar paro técnico y sólo con el 50% del sueldo, “y se trata de una gran empresa, lo cual no puede ser costeado por otras pequeñas que también pueden estar viviendo al día, como sus trabajadores”.

El problema de la industria automotriz ante la contingencia sanitaria es que no hay certeza de nada, ni de mercados, ni de apoyos, ni de equilibrios, no hay soporte financiero para que las empresas no cierren, y esto es lo que ha provocado la desilusión ante la nula estrategia económica nacional y la frustración de ver que en otras partes del mundo están haciendo lo necesario para equilibrar la salud y la economía y en México no han nada de eso.

Entre los empresarios del Clúster Automotriz en Aguascalientes impera la decepción y frustración, ante la nula estrategia del Gobierno Federal para mantener en equilibrio la salud y economía.