Con un 30% del año transcurrido, comienzan a visualizarse los diversos riesgos a los que estaremos expuestos en lo que resta de este 2024. Indaguemos un poco respecto a los mismos y su posible repercusión en la economía mundial.

En primera instancia, el posible regreso de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos. El expresidente Trump salió sumamente fortalecido del pasado «supermartes», fecha que tuvo el mayor número de elecciones primarias estatales de Estados Unidos. Trump consiguió imponerse a su única rival, Nikki Haley, quien después de la contienda dimitió, en la mayoría de los estados, considerando los siempre vitales Texas, California, Alabama y Carolina del Norte.

Estos datos coincidieron con un sondeo realizado por el New York Times, cuyos resultados arrojan que al día de hoy, el 48% de los estadounidenses estarían dispuestos a votar por el virtual candidato del partido Republicano, contra el 43% por el aspirante demócrata, mientras que el 10% aún se encuentra dubitativo. El problema viene cuando más del 45% de la población no está de acuerdo con el mandato de Joe Biden y se presentan serias dudas sobre la edad del mismo. El mandatario cuenta con 81 años de edad.

Uno de los grandes aciertos de Trump ha sido la manera en que ha sacado provecho al tema migratorio con México. Constantemente recalca la incompetencia del gobierno en turno para combatir este aspecto. La mayoría de la población estadounidense se siente incómoda con la cantidad de inmigrantes que llegan día con día a su país, lo cual ha sido muy bien aprovechado por el equipo de campaña del expresidente.

En un segundo plano, el cambio climático es cada vez más riesgoso para las empresas y su fuerza laboral. Según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo, un gran número de trabajadores, alrededor del 70%, está expuesto a graves riesgos para la salud relacionados con el cambio climático.

Esto representa cerca de 2,400 millones de trabajadores, de una población activa mundial de 3,400 millones, pueden verse expuestos a un calor excesivo u algún otro riesgo en algún momento de su trabajo.

El informe señala que numerosas afecciones de salud de los trabajadores se han relacionado con el cambio climático, entre ellas el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades respiratorias, las disfunciones renales, las afecciones mentales, entre otras.

Resulta indispensable una revisión o creación de nueva legislación, reglamentos y orientaciones, y la mejora de las estrategias de mitigación del cambio climático, como las medidas de eficiencia energética, en los entornos de trabajo.

Por otro lado, las tensiones geopolíticas en todo el mundo han generado mucha cautela por parte de los inversionistas. Los diversos conflictos bélicos que se están desarrollando en la actualidad representan un fuerte riesgo para la economía mundial.

Como ya es sabido, desde la independencia de Israel, han tenido conflictos armados con la mayoría de los países árabes. Hace algunas semanas detonó la guerra entre Israel y Hamas, derivado de un gran número de palestinos muertos, entre militantes y civiles, en la Ribera Occidental a manos de fuerzas israelitas, al igual que el número de israelíes y extranjeros desvividos en ataques de grupos islamistas palestinos.

A este conflicto, se debe añadir, pareciera, la interminable disputa entre Rusia y Ucrania; la cual, pareciera que no va a llegar a un acuerdo pacífico y seguiremos escuchando de la misma.

Este tipo de conflictos tienen fuertes repercusiones en la mayoría de las cadenas de suministro, ante un mundo tan globalizado como en el que nos desenvolvemos.

Por último, las elecciones electorales en un gran número de países, siempre representan un riesgo para los mismos, particularmente para Estados Unidos y México, las elecciones presidenciales generan incertidumbre en la economía, ante los posibles cambios que pudieran generarse ante las nuevas administraciones.

Todos estos factores representan un freno al apetito de los inversionistas y pueden generar una desaceleración de la economía en todo el orbe.

OVERTIME

A través de los ciclos de renovación presidencial, no recuerdo uno que sea la excepción, hemos sido testigos de debates presidenciales faltos de propuestas. En la gran mayoría de éstos, ha reinado los ataques, las calumnias, los señalamientos a los partidos políticos, entre otras; dejando a un lado el tema más importante: poder contrastar ideas en vías de poder crear una mayor expectación por parte de la población y una verdadera reflexión sobre cuál de los aspirantes es el más preparado. Ojalá algún día tengamos debates de mayor envergadura.

@GmrMunoz 3