Lo más importante en estos momentos es permanecer en casa para cuidar de nuestra salud y la de nuestros familiares; sin embargo, es necesario tomar en cuenta que dentro de casa también existen varios riesgos que podrían causar serios accidentes, tal es el caso de las quemaduras e incendios.
Las quemaduras en casa son de los accidentes más comunes, algunas llegan a generar un riesgo menor mientras que otras pueden causar grandes problemas; de igual manera existen incendios que se logran controlar pero que resultan un problema económico considerable; mientras que otros incendios llegan a ser fatales.
En México los incendios cobran alrededor de 700 muertes al año, los hombres tienen más del doble de probabilidad de fallecer a causa de quemaduras. El 44% de las quemaduras fatales llegan a ser en casa, mientras que el 39% de las quemaduras no fatales ocurrieron en menores de 10 años.
Aguascalientes es uno de los 10 estados con la tasa de mortalidad más alta, siendo superado por varios estados del norte y otros estados vecinos como Jalisco y Guanajuato, contanto con un promedio de 1.5 muertes por cada 200,000 personas.
De los fallecimientos registrados en México existieron tres principales tipos de quemaduras, comenzando por la exposición a fuego no controlado en construcción, por exposición a humos o llamas y por la exposición a ignición de material altamente flamable.
Los factores de riesgo son bastantes, el hecho de cocinar con leña o fogones a nivel del suelo y en un lugar poco ventilado, el uso de fuegos artificiales y su almacenamiento inadecuado, fumar al interior de una vivienda, el uso de ropa o cobijas altamente inflamables, dejar cerillos, encendedores, velas y veladoras al alcance de los niños, así como la insuficiente supervisión al momento de cocinar o calentar alimentos.
Es por eso que se tienen que tomar medidas preventivas sin importar la edad o el estilo de vida, ya que este tipo de accidentes pueden ocurrir en cualquier casa; lo importante es no subestimar el riesgo que puede generar el fuego, por lo que es necesario estar muy conscientes a la hora de cocinar o calentar alimentos, y en el caso de los fumadores, no dejar las colillas o el mismo cigarro encendido en cualquier lugar.
Así mismo, es necesario promover el uso de materiales y telas que sean retardantes de fuego, implementar acciones educativas de qué hacer en caso de un incendio, evitar el uso de fuegos artificiales o cualquier material flamable, tener una constante vigilancia de los productos que originan fuego como los cerillos, velas y las estufas, para evitar fugas o problemas; y si es posible, contar con una alarma contra incendios para evitar problemas mayores.