De acuerdo al Indicador Estatal COVID (IEC), los municipios de San Francisco de los Romo y Asientos pasaron a grado 3, nivel de riesgo en que se encuentran los siete municipios restantes; la capital y Pabellón de Arteaga, están en riesgo máximo, que corresponde al nivel cuatro.
En consecuencia, en todo el estado deben mantenerse las restricciones establecidas en el decreto publicado en el Periódico Oficial el pasado lunes; ley seca y cierre de todos los comercios no esenciales, en lo que resta del presente mes.
En la actualización de datos del IEC, el municipio de Aguascalientes pasó del tercero al cuarto grado; Pabellón ya estaba en ese nivel de máximo riesgo, a consecuencia del alto nivel contagios, tendencia y mortalidad; este indicador permite conocer la situación actual de la enfermedad en cada municipio.
Ante los resultados globales, en los once municipios se mantiene con carácter obligatorio el uso del cubrebocas, el cierre temporal de establecimientos no esenciales y la prohibición de venta de alcohol, así como la suspensión total de operaciones para giros reglamentados y centros comerciales.
También quedan suspendidas en todo el estado, las actividades en gimnasios, las ceremonias civiles, sociales o religiosas en las que intervengan más de 15 personas, así como reuniones y eventos sociales en la vía pública y en jardines o salones de fiestas.
Adicionalmente, se informó que como parte de los operativos de vigilancia, personal de la Guardia Sanitaria llevó a cabo un recorrido por las avenidas Héroe Inmortal y Arqueros, para invitar a los propietarios de los negocios a cerrar sus establecimientos.
El titular de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, informó que visitaron 129 establecimientos, se apercibió a 25 de ellos y 31 más cerraron voluntariamente, mientras que tres locales comerciales de giros no esenciales fueron suspendidos.
Se colocaron sellos de suspensión temporal a la tienda de la cadena Coppel, ubicada sobre la calle 5 de Mayo, por incumplir con el acuerdo referente a que sólo el área financiera/bancaria podría continuar brindando sus servicios al público; finalmente, insistió en que los giros no esenciales deben cerrar sus puertas.