Dueños de guarderías subrogadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social denunciaron que los recursos que destina la institución son insuficientes para la atención de los hijos de trabajadores, lo cual podría generar el cierre de 500 guarderías en el país.

Elías Leonardo DajerFadel, dirigente del Grupo Nacional de Trabajo de Guarderías Subrogadas, denunció que desde hace cinco años no se ha tomado en cuenta el incremento en los salarios de los trabajadores, por lo que los costos de operación se han incrementado en 121%.

DajerFadel dijo que se está reduciendo el presupuesto a la mitad, mientras que la cuota de funcionamiento se elevó sólo un 4%, creando así un desfase que pone en peligro la continuidad del servicio.

La representante de Guarderías Subrogadas en Aguascalientes, Lorena Patiño, señaló que ya se han cerrado cuatro guarderías en la entidad, incluyendo la que operaba Nissan Mexicana, quedando sólo 31 guarderías, además de la que opera directamente el Seguro Social.

El dirigente nacional detalló que las guarderías de prestación indirecta tienen como objetivo proporcionar cuidados y educación a los hijos de madres y padres trabajadores derechohabientes del IMSS y son financiadas a través de pagos realizados por sus empresas.

“Anteriormente en la cotización del presupuesto estaban considerados los aumentos de la inflación y los incrementos a los salarios de los trabajadores. Sin embargo, a partir del 2018 estos últimos ya no fueron incluidos, a pesar de que el costo laboral representa el 70% del total de los gastos de operación para las guarderías”, afirmó.

Advirtió que el seguro de guarderías y prestaciones sociales tuvo excedentes de cerca de 15 mil millones de pesos en cada uno de sus dos últimos ejercicios fiscales, por lo cual piden que el IMSS destine más presupuesto.