Por FRANCISCO VARGAS M.

Los jóvenes novilleros Ricardo de Santiago y José Sainz, previo a su mano a mano que tienen este sábado 27 de noviembre en Santa María del Río, se dieron su primer agarrón taurino en la ganadería potosina de Monte Caldera, que se ubica en el rancho Jaguey de Monte Caldera, enclavado en la localidad de Cerro de San Pedro, propiedad de don Francisco Alderete Cossío, quien abrió las puertas de su dehesa para recibir a los novilleros antes referidos, los que participaron en la positiva tienta, misma que formó parte de su preparación previa a tan importante compromiso que tienen en la Plaza de Toros La Unión Gregorio García que gestiona el ganadero y empresario don Manuel Labastida.
La interesante labor de campo inició con la tienta de seis machos, que mostraron calidad, siendo aprobados algunos de ellos por su bravura y clase. Enseguida, los jóvenes novilleros tentaron seis vacas, dejando ver esa rivalidad, como también tuvieron la oportunidad de realizar su personal toreo y, por supuesto, afinar aspectos técnicos.
En lo que toca a Ricardo de Santiago, se vio bien, toreando con empaque, corriendo la mano con profundidad, dejando ver que ya se encuentra recuperado y con la ilusión a tope de volver a vestir el traje de luces, después de varios años de ausencia por la grave lesión de rodilla que sufrió en marzo de 2019, la cual tuvo muchas complicaciones.
José Sainz, por su parte, dejó ver su sitio, estando variado y lucido con capa, como firme y solvente con muleta ante las vacas que le correspondieron en suerte.
Al final de la tienta, Ricardo de Santiago señaló:
“Muy difícil, después de una lesión tan fuerte como la mía, luego lo que sufrimos todos en general en todo el mundo, la pandemia que nos paró a todos, yo saliendo de mi recuperación y esperar, así es la vida y el toreo, toca aguantar, tirar para adelante, no perder la ilusión; al final de cuentas, todo tiene su recompensa y todo llega”.
Sobre el mano a mano entre potosinos, dijo:
“Han pasado tantos años y no ha salido un matador de toros nuevo en San Luis Potosí; en esta ocasión habemos dos novilleros punteros que hemos triunfado en plazas importantes de México, ahora que mi reaparición se ve cerquita de mi tierra, tampoco hemos tenido la oportunidad de torear en nuestra propia tierra, pero ojalá que, después de este mano a mano entre potosinos y con una ganadería potosina, genere esa expectación y vernos próximamente anunciados en nuestra tierra, pero ahora tenemos esta gran oportunidad”.
Acerca de la rivalidad con Pepe Sainz puntualizó:
“Más que eso, es una ilusión tan grande, después de tres años de no vestirme de luces, el sábado voy a salir más que nada a disfrutar, a volver a sentir a hacer lo que más me encanta, que es mi pasión”.
Por su parte, José Sainz comentó:
“Me encuentro bien, preparándome días antes para este compromiso, que para mí es muy importante, en estos dos años complicados que es muy difícil torear una novillada, la verdad me encuentro muy ilusionado, me he estado preparando para este compromiso, voy con toda la ilusión del mundo, es un compromiso importante y hay que estar mentalizado”.
Emocionado y con sentimientos encontrados, al recordar a don Beto Preciado Meléndez, aseveró:
“Algo complicado, yo recuerdo cuando se me ocurrió la idea de aprender a torear, de ser torero, a la primera persona que me acerqué fue al maestro, me parece que una semana antes se acababa de retirar, lo conocí en la plaza de toros, una novillada del sábado de gloria en San Luis, de las últimas que se dieron en San Luis, y me acerqué con el maestro, me acuerdo que lo había visto en la tele una semana antes, me le acerqué y le dije que quería ser torero, me comentó de la escuela y empezó mi historia con la escuela y con el maestro, que todos estos años que llevo toreando estuve muy apegado con él, con el maestro Polo y con el matador Fermín, la verdad muy triste, le estoy muy agradecido”.
Los novillos de la ganadería de Monte Caldera, materia prima para este gran mano a mano, que lucirán hoy sábado los colores de su divisa rojo tinto, amarillo dorado y tabaco, son los siguientes:
Número 167, “Don Beto”, castaño melocotón, bragado, coliblanco, ojalado (sardo), rebarbo, delantero; el número 175, “Soñador”, cárdeno claro, bragado corrido, nevado, salpicado, rabicano, caribello, delantero; número 177, “Rebocero”, cárdeno oscuro, bragado corrido, jirón, nevado, salpicado, rabicano, jarretero, botinero, caribello, meleno, delantero; y el número 207, “Campechano”, castaño, bragado, ojalado (sardo), rebarbo, delantero y vuelto de cornamenta. (pacovargas_@hotmail.com )

¡Participa con tu opinión!