Margarita Urzúa
Agencia Reforma

Guadalajara, México.-Dentro de la jornada por la paz del domingo 10 de julio, la Iglesia Católica rezará por la conversión sincera de los delincuentes, adelantó el Cardenal Francisco Robles Ortega.

En sus oraciones pedirán a Dios para que se reinserten en la sociedad y dejen de ejercer el mal, dio a conocer ayer en conferencia de prensa para anunciar la visita de la Virgen de Zapopan a Chapala.

«Es nuestra intención pedir también por la conversión de quienes ejercen tanta violencia y tanto dolor en nuestro País. No los podemos descartar, descalificar, sino invitar a que convertidos, anteponiendo su mala vida que ha hecho tanto daño, se integren a la sociedad en una vida honesta y digna», expuso.

La invitación de la Conferencia del Episcopado Mexicana contempla de igual forma pedir por los gobernantes, para que, en colaboración con el resto de la sociedad, cumplan su misión pacificadora.

Recalcó que se llama a participar en oración a todos los credos religiosos del País.