Como es una tradición anual, ayer los panteones del estado lucieron pletóricos. Miles de familias se congregaron junto a la tumba de sus seres queridos, donde colocaron ofrendas florales. Pero no sólo eso, sino que ya son muchas las personas que llevan grupos musicales y aquello se convierte en una zona donde se cruzan los más diversos sonidos, tornándose prácticamente en una fiesta, donde también sale a relucir la comida y la bebida.