La modalidad a distancia no funcionó en las comunidades en rezago de Jesús María, donde los niños y padres de familia tuvieron muy poca retroalimentación de los maestros y cuyo modelo los dejó sin el acceso a una educación de calidad, así lo estableció la coordinadora del Centro de Ayuda Familiar de la Asociación Bienestar e Integración Familiar (BIFAM), Claudia Mayordomo Fernández.

Ante el regreso a las aulas a partir de este lunes 30 de agosto comentó que aún reina la incertidumbre entre muchas familias, luego de que hay poca información de los días, los horarios y los niños no se han inscrito por completo a las escuelas en el caso de las comunidades en rezago de Jesús María.

Lamentó que la educación a distancia implementada el ciclo pasado no funcionó, luego de que los mecanismos de comunicación entre los padres de familia y maestros no tuvo el efecto esperado ya que hubo poca retroalimentación y muy poco seguimiento durante el año, entendiendo que la dificultad está en los dos lados y fue un modelo mal implementado que dejó sin el acceso a una educación de calidad a muchísimos niños, “entonces vamos a pagar este año esas consecuencias, empezaremos a ver qué tanto rezago hay y se deberá tratar de emparejar los grupos, hay mucha diferencia entre los niños que si mantuvieron contacto con sus maestros, que fueron muy pocos”.

Destacó que en la semana que recién terminó se tuvieron las reinscripciones en BIFAM donde hubo una muy buena respuesta de las familias que atienden y donde uno de los requisitos era llevar la boleta del ciclo anterior mediante la cual se reflejó que muchos pasaron con una calificación de 6 o 6.3 en promedio todas las materias, lo que refleja que los niños no estuvieron estudiando. “Nos alegra que ya van a regresar los niños a la escuela, están con mucha expectativa, incertidumbre y con un gran reto por delante”.

En el caso de BIFAM, dijo que a partir de este lunes retoman su actividad en cuanto a la operatividad del Comedor Comunitario con grupos moderados y en espacios amplios en 5 turnos distintos con grupos de 30 a 40 niños, quienes además participarán en otras actividades en pequeños grupos o de manera individual con tutorías para regularización académica gracias al apoyo de estudiantes de servicio social de diferentes universidades.