Oscar Luis Garza 
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- La anterior definición de caso sospechoso de Covid-19, que hasta el lunes pasado determinaba la atención médica, rezagó la atención del 36 por ciento de los pacientes sintomáticos, lo que provocó que se perdiera “la oportunidad de romper la cadena de contagios”, concluyó el IMSS.

A partir del martes, las autoridades ampliaron de 10 a 13 los síntomas para considerar a una persona con sospecha de Covid-19, además de que entrará en esa clasificación aunque tenga uno sólo de esos síntomas.

En el reporte “Definición Operacional de Caso Sospechoso de Enfermedad Respiratoria Viral, que Incluye Covid-19”, el IMSS concluyó que los anteriores criterios eran más restrictivos que los aplicados en Europa y EU.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, confirmó la autenticidad del análisis.

Para Miguel Betancourt, presidente de la Sociedad Mexicana de Salud Pública, lo restringido de la definición de caso en México incidió en el aumento de la epidemia.

“Se escaparon muchos casos que no se detectaron a tiempo y llevaron la enfermedad a la comunidad”, dijo.

Malaquías López Cervantes, integrante de la comisión sobre Covid-19 de la UNAM, apunta a que el ajuste en la definición de casos no es suficiente y se requiere cambiar la política de aplicación de pruebas.

“De nada sirve hacer más laxa la definición si no se trata de confirmar el caso y en consecuencia detectar y controlar contactos contagiados”, explicó.