Israel Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Con los esfuerzos concentrados en el combate a la pandemia de Covid-19, la detección y tratamiento del cáncer de mama quedaron relegados el último año y medio, señala la cirujana oncóloga Betsabé Hernández.
La especialista de la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam) refiere el caso de una paciente que por evitar infectarse de SARS-CoV-2 en el hospital, pospuso su mastografía en 2020.
«Este 2021 el estudio no salió bien. Tenía una lesión de sospecha; se le hizo biopsia. Ella misma dice que se identificó la bolita el año pasado, pero no acudió al hospital por la pandemia», cuenta.
También la reconversión hospitalaria hizo que pacientes oncológicas interrumpieran sus tratamientos.
«Estuvieron llegando con nosotros muchas pacientes que, a pesar de tener derechohabiencia de IMSS o ISSSTE, pues preferían o tenían que pagar porque en sus hospitales no las estaban atendiendo», comenta.