Foto: Archivo
Cortesía Europa Press
Agencia Reforma

MADRID, España.-El papa emérito, Benedicto XVI, está pendiente de la evolución de Francisco tras la operación por un problema en el colón a la que fue sometido el pasado domingo y reza por su pronta recuperación desde el monasterio en el que vive en el Vaticano retirado de la vida pública tras su renuncia al pontificado.

Así lo ha confirmado el secretario personal del Papa emérito, el arzobispo Georg Ganswein, en declaraciones al canal de noticias de Mediaset Italia.

El Pontífice ha pasado su segunda noche en el hospital Policlinico Gemelli de Roma donde estará ingresado otros seis días tras la operación para tratar una estenosis diverticular en el colón. Según ha informado la oficina de prensa del Vaticano, Francisco ha pasado buena noche y por la mañana, “tras desayunar ha leído algunos periódicos y ha caminado”. “El postoperatorio va bien y los controles rutinarios son buenos”, ha señalado el Vaticano.