Por: Octavio Díaz García de León

La idea:Ya que se aprobó la Ley de Revocación de Mandato es tiempo de ver algunas posibles implicaciones, tal como quién asumiría la Presidencia en caso de que se le revocara el mandato al presidente López Obrador, para estar preparados ante esa posibilidad.

 

La administración del presidente López Obrador está impulsando una práctica inédita en nuestro país: la consulta popular. Los primeros dos ejercicios son la consulta para enjuiciar a expresidentes y la revocación de mandato.

La consulta para enjuiciar a expresidentes, la cual tenía una pregunta vaga que no mencionaba a exmandatarios, pero cuya intención era juzgarlos, llegó, pasó y no ocurrió nada, pues si se hubiera votado por el sí con el mínimo requerido, no quedaba claro qué seguía.

Los partidos de oposición quizás erraron la estrategia. Hubiera sido mejor apoyar la consulta y una vez lograda su validez, formar una comisión anticorrupción multipartidista para juzgar a cualquier funcionario de esta o de pasadas administraciones que hubiese violado la ley, siempre y cuando no estuvieran prescritos los delitos y las faltas administrativas.

La siguiente consulta es la de revocación de mandato. Al aprobarse la Ley respectiva, una vez que se cumplan los requisitos que allí se señalan, el siguiente paso será que el Instituto Nacional Electoral organice las votaciones.La consulta sobre revocación de mandato será tentativamente el 27 de marzo de 2022.

No es mi intención ver si la revocación de mandato tiene posibilidades de ocurrir. Lo que es importante es prever todos los escenarios y estar listos por si ocurre. Si la votación decide que continúe el presidente en funciones, pues no hay mucho más que hacer. Pero en caso de que se le revocara el mandato, habrá que decidir quién lo sustituya.

¿Qué dice la Constitución al respecto? Dice que, en caso de revocación de mandato, será presidente de la República provisionalmente quien sea presidente del Congreso, en este caso, el presidente de la Cámara de Diputados. Actualmente dicho cargo lo tiene el diputado de MORENA Sergio Carlos Gutiérrez Luna.

Dentro de los 30 días siguientes deberá nombrarse presidente sustituto para concluir el periodo del presidente López Obrador. Para ello el Congreso deberá constituirse en Colegio Electoral con las dos terceras partes de quórum de ambas Cámaras y elegirlo por mayoría absoluta (50% más un voto).

Para ser elegido por el Congreso presidente, se debe cumplir con los requisitos del Art. 82 de la Constitución. Los candados más relevantes para cualquier aspirante son: no puede estar en el servicio activo del Ejército seis meses antes de la elección y no ser secretario, subsecretario, fiscal general de la República, gobernador o jefe de Gobierno de la CDMX, también seis meses antes de la elección. De mantenerse las fechas previstas, nadie que ostente esos puestos a partir de noviembre de 2021 podrá ser elegido presidente sustituto.

Hoy en día ningún partido político tiene mayoría, así que la elección de presidente la deberán determinar dos partidos por lo menos. Lo interesante será entonces a quién elegirán presidente sustituto y allí se abre la baraja a muchas posibilidades. Por ejemplo, cualquier legislador podría serlo y allí entrarían personajes como Ricardo Monreal, Mario Delgado y Olga Sánchez Cordero, sin descontar a otros morenistas destacados

Esta revocación de mandato, en caso de que se apruebe, será un reto desde el punto de vista legal, pues está por determinarse la validez de la aplicación retroactiva de esta disposición al presidente en funciones. También desde un punto de vista político, pues habrá un presidente provisional y luego un presidente sustituto, situación que no ocurre desde los años treinta del siglo pasado.

Estamos transitando terrenos desconocidos, para lo cual habrá que estar preparados y los partidos políticos tener previsto quién sería presidente sustituto en caso de ser necesario.