José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- El Gobierno de México libró un ultimátum del Presidente Donald Trump impuesto el año pasado sobre el combate antinarcóticos, pero el Mandatario estadounidense ayer renovó dicha amenaza, lo que pudiera significar recortes a la ayuda bilateral en el futuro.
En la versión 2020 del Memorando Presidencial para Determinar a los Países Principales de Producción y Tránsito de Drogas Ilegales, Trump aplaudió avances del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, pero pidió hacer más para proteger a mexicanos y estadounidenses de los cárteles.
“A menos que el Gobierno mexicano demuestre un progreso sustancial en el próximo año respaldado por datos verificables, México correrá un grave riesgo de que se descubra que no ha cumplido de manera demostrable sus compromisos internacionales de control de drogas.
“Los decomisos de drogas en México siguen siendo demasiado bajos frente ante estas amenazas críticas de drogas. Estos cárteles representan una clara amenaza para México y la capacidad del Gobierno mexicano de ejercer un control efectivo sobre partes de su país”, dice el Memorando.
Trump determinó en el documento que las autoridades mexicanas deben demostrar claramente su compromiso de desmantelar los cárteles y sus empresas criminales, y hacer más para proteger las vidas de los ciudadanos mexicanos y estadounidenses amenazados por estos grupos.
Establecido por el Capitolio en 2002, el Memorando Presidencial sustituyó a la política de certificación antidrogas que exigía a la Casa Blanca confirmar que los países proveían “plena cooperación”; el Memorando sólo pide señalar a los países que “fallan de manera demostrable”.