Pasaron nueve fechas, nueve largas jornadas en las que Necaxa no pudo tocar la victoria. Vino el cambio en el banquillo con la llegada de Guillermo Vázquez y como un cuento de hadas los Rayos encontraron el resultado en el último segundo del encuentro. El Victoria abrió sus puertas recibiendo a poco más de cuatro mil aficionados que decidieron pasar su viernes por la noche apoyando a Necaxa que recibió a Juárez, ambos equipos hundidos en el fondo debutaban entrenador y buscaban salir de la crisis de resultados.
Memo Vázquez movió el once inicial de los de Aguascalientes. Mandó de inicio tanto a Kevin Mercado como a Juan Antonio Delgado, mientras que Maxi Salas y Martín Barragán hicieron mancuerna en la ofensiva. El resultado fue un equipo veloz que tuvo oportunidades hasta el cansancio para abrir el marcador en la primera mitad. La primera gran emoción no vino de una jugada sino de una polémica cuando Iván Vázquez le reventó la cara a Barragán con un puñetazo sin tocar la pelota, en un penal claro el árbitro Óscar Macías perdonó a los Bravos, misma situación que el VAR. Al 17′ Delgado mandó precioso centro a segundo palo, Maxi Salas solo y su alma demostró que el cabeceo no es una de sus mayores cualidades fallando el remate, minutos después tendría otra más el argentino tras un buen pase de Zendejas, pero el disparo se iría por fuera.
El cierre de los primeros 45 minutos fue imponente de los Rayos que ya bailaban a la visita. Primero Delgado mandó otro gran centro desde la derecha, Zendejas impactó de aire la pelota que fue a dar al travesaño, en la siguiente jugada Delgado volvió a meter la pelota al área y a segundo palo Kevin Mercado falló en su intento de remate. Para el complemento siguió la presión local, Barragán estuvo a punto de anotar al 65′ con un remate de cabeza que fue bien controlado por Iván Vázquez. El momento clave del partido ocurrió a veinte del final cuando Jair Pereira cometió una mano infantil en el área, Juárez tuvo la chance de irse arriba desde los once pasos, pero Darío Lezcano mandó al cielo su disparo.
Todo parecía que se quedaría en empate sin goles acrecentando la crisis de ambos lados. Al 93′ en la última jugada del partido Maxi Salas mandó un centro débil desde la izquierda del terreno, Bryan Carvallo alcanzó a desviar la pelota para que Ian González la empujara casi en el área chica causando la explosión de alegría en las gradas. El español logró salvar el resultado asegurando tres puntos de oro para Necaxa que gana después de nueve jornadas y asegura salir del fondo de la clasificación llegando a 10 puntos. Ahora Memo Vázquez tendrá tiempo para trabajar con la Fecha FIFA volviendo a la actividad hasta el próximo 3 de abril cuando Necaxa visite al América.