La Secretaría de Servicios Públicos municipales tiene bajo lupa los contenedores de basura ubicados en la capital para identificar aquellos que, debido al uso cotidiano, las inclemencias del tiempo o actos de vandalismo, han sufrido daños en su estructura o imagen.

Su titular, Carlos España Martínez, informó que actualmente se están atendiendo un promedio de 250 contenedores mensuales, los cuales reciben servicio integral que incluye la sustitución de barras, ojillos, reparación de fondo o paredes y pintura general. El proceso de mantenimiento se realiza en un taller especializado donde el personal revitaliza las unidades para su uso continuo.

El municipio cuenta con 4,900 contenedores que son utilizados diariamente para recibir desechos sólidos urbanos, los cuales están expuestos a la intemperie y a líquidos que, con el tiempo, deterioran las láminas. Además, se han registrado incidentes de incendios provocados que reducen significativamente la vida útil de los contenedores.

Cristian Hernández Macías, director de Limpia y Aseo Público, destacó la importancia de respetar los horarios para el depósito de basura, establecidos entre las 07:00 p.m. y las 07:00 a.m. Cumplir con estos horarios ayuda a prevenir la proliferación de fauna nociva, malos olores y daños adicionales a los contenedores. También evita la acumulación de desechos durante el día, manteniendo la limpieza y salubridad de las áreas públicas.