Vigilará la Federación de Trabajadores de Aguascalientes que los empresarios cumplan con el aumento al salario mínimo de 88 pesos a partir de diciembre y que el aguinaldo y demás prestaciones se tomen con base en este incremento. Por su parte, la CROM consideró que este incremento resulta un insulto a los trabajadores, pues refleja una ausencia en la política salarial que impulse verdaderamente la recuperación del poder adquisitivo.
El líder de la FTA, Alfredo González, reconoció que aún falta mucho camino por recorrer en materia de recuperación salarial, toda vez que esta cayó un 90%, a pesar de los dos incrementos generados en 2017, el primero al pasar de los 74 a los 80 pesos y el segundo de los 80 a los 88.
Además, exhortó a todos los empresarios a cumplir con esta disposición de la autoridad, en caso de pagar el salario mínimo, además de tener en cuenta que en las prestaciones que están por pagar de aguinaldos y demás, deben ser exactamente con este nuevo salario de 88 pesos.
“Hay quien piensa que fueron 10 u 11 meses del otro salario y con éste nada más va a ser un mes. Pero de acuerdo con la ley, las prestaciones que se den se tienen que pagar ya con la nueva cantidad. Es decir, que todas las prestaciones se tienen que pagar con el salario que está en la actualidad”.
Por su parte, el dirigente local de la CROM, Jesús Enrique Ramírez Pérez, destacó que este aumento no soluciona en nada la precariedad económica en la que vive la mayor parte de los trabajadores del país.
Afirmó que el problema de fondo es que si en los aumentos salariales, no se considera al trabajador como eje y centro de la política salarial, ningún incremento o ajuste al mismo será válido y sobre todo eficiente para combatir la pobreza.
“Los trabajadores sindicalizados estaremos insistiendo en cada una de las empresas para lograr márgenes de aumento salarial mucho mejores que los que estableció la Conasami, porque la situación salarial es todo un complejo problema que pone en riesgo la integridad y la dignidad de las familias mexicanas”.