Aline Corpus, Claudia Guerrero
Agencia Reforma

TIJUANA, BC.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador exigió ayer al Gobierno de Estados Unidos respetar la soberanía mexicana en materia de seguridad.
Reprochó la emisión de alertas de viaje lanzadas tras los hechos de violencia registrados en cuatro estados del País la semana pasada.
El Mandatario federal advirtió que, a diferencia de las autoridades estadounidenses, el Gobierno de México no emite alertas cuando se registran agresiones o tiroteos en su territorio.
«Es interesante, se presentan actos vandálicos de tinte propagandístico, sin duda, en Baja California, hacen escándalo nacional, propaganda, también en los medios, hasta en el extranjero se enteraron, en Estados Unidos», dijo.
«¿Cuántos lamentables actos de violencia se presentan en Estados Unidos, agresiones, tiroteos, ¿Nos enteramos? ¿Mandamos nosotros avisos y advertencias a los mexicanos de que no viajen a Estados Unidos, a determinados estados? ¡No!».
El jueves, el Embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, consideró que la inseguridad en México impacta negativamente en las inversiones que podrían llegar al País a través del T-MEC.
Según el diplomático, la violencia también afecta a los inversionistas nacionales, quienes ya le han externado su preocupación.
En la conferencia matutina, el Presidente respondió a las declaraciones de Salazar y también a la decisión de Estados Unidos de alertar a sus ciudadanos para que no viajen a varias entidades por las condiciones de inseguridad que prevalecen.
Tras recordar que el Gobernador de Texas, Greg Abott, se ha burlado de su estrategia de «abrazos y no balazos», el Mandatario advirtió que Estados Unidos tiene una visión distinta sobre cómo combatir a las bandas criminales, que México no comparte.
«¿Ustedes creen que se puede enfrentar la violencia con la violencia, que se puede enfrentar el mal con el mal? No, el mal se tiene que enfrentar haciendo el bien. No se puede apagar el fuego con el fuego», afirmó.
«Entiendo y respeto mucho a las autoridades estadounidenses y, desde luego, quiero mucho al pueblo estadounidense, son ejemplares, han construido una gran nación, pero somos distintos, son concepciones distintas. Por eso somos países independientes y por eso debemos respetar nuestras soberanías».
En este marco, el Presidente aseguró que mantendrá una buena relación con Estados Unidos, a pesar del afán de sus adversarios políticos por apostar al pleito y la confrontación.
«Hay también quienes quisieran que nos peleáramos, hay amarra-navajas. Ni siquiera son estadounidenses los que quisieran que nos peleáramos, son algunos mexicanos.
«México no es colonia de ningún Gobierno. ¿Cómo es que vamos a conmemorar el día de la Independencia? ¿Para que gritamos viva la Independencia, si vamos a actuar como vasallos?», cuestionó.