Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Banco Azteca tendrá que acatar las normas del Banco de México sobre las comisiones y tasas de interés que puede cobrar en sus créditos de nómina.
La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) negó amparar y proteger a Banco Azteca contra diversos artículos de la Ley del Banco de México (Banxico) y la Ley de Instituciones de Crédito.
Banco Azteca reclamó la aplicación de los artículos 24 y 26 de la Ley Banxico y el 48 de la Ley de Instituciones de Crédito en las circulares 15/2018 y 7/2019 sobre el uso de prestaciones laborales como respaldo de servicios financieros contratados por trabajadores y los lineamientos para la prestación del servicio de nómina.
Banco Azteca dijo que dichos artículos violan a su vez el artículo 28, párrafo séptimo, de la Constitución Política por omitir consultar y dar intervención a las autoridades financieras competentes en la aplicación de la regulación de los servicios financieros.
Los artículos 24 y 26 de la Ley del Banco de México no restringen al Instituto Central a que las disposiciones de naturaleza financiera que emita tengan la intervención que corresponda a las autoridades financieras, y deja al criterio de Banxico dar o no la intervención que corresponda a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) o la Comisión Federal de Competencia, expuso Azteca en la demanda.
El artículo 48 de la Ley de Instituciones de Crédito al prever que las tasas de interés, comisiones, premios, descuentos u otros conceptos análogos, montos, plazos y demás características de las operaciones, se sujetarán a lo dispuesto por la Ley Orgánica del Banco de México con el propósito de atender necesidades de regulación monetaria y crediticia también viola el artículo 28 constitucional, porque omitió prever que se debe dar intervención a las autoridades financieras competentes, sostuvo.
La SCJN resolvió que el argumento de Banco Azteca era inoperante porque parte de premisas inexactas, refirió que el órgano autónomo, Banxico, tiene una facultad regulatoria genérica, y que el artículo 28 constitucional no vincula a que el legislador ordinario prevea en todas y cada una de las normas que se expidan en materia orgánica, regulatoria y financiera del Banxico que siempre y en todos los casos habrá de darse intervención a las autoridades financieras.
“Ante lo infundado e inoperante de los conceptos de violación en estudio, lo procedente es, en la materia de la revisión competencia de esta Segunda Sala, negar el amparo (…).
“Se resuelve no amparar ni proteger a Banco Azteca contra los artículos 48, primer párrafo, de la Ley de Instituciones de Crédito, así como 24, primer y segundo párrafos, y 26 de la Ley del Banco de México”, indica la sentencia.