Daniel Reyes 
Agencia Reforma

MONTERREY, NL 26-Nov-2023 .-La Auditoría Superior del Estado (ASE) exhibió que el Gobernador Samuel García se trasladó a Ciudad Victoria con su secretario particular, Daniel Acosta, en el avión King Air adquirido supuestamente para estimular lluvias, y pretendieron hacer pasar el vuelo como uno más de bombardeo de nubes.

El vuelo señalado ocurrió el 1 de octubre del año pasado, día que coincide con el viaje del Gobernador a la toma de protesta del Gobernador de Tamaulipas, Américo Villarreal.

En una revisión por situación excepcional solicitada por el Congreso, la ASE hizo la observación de este vuelo al resaltar que el Estado adquirió la aeronave mediante adjudicación directa invocando que sería utilizada exclusivamente en funciones de bombardeo de nubes y combate de incendios.

«En relación al vuelo correspondiente al 1 de octubre de 2022, el ente público (Gobierno estatal) pretende señalar que dicho vuelo fue realizado para la estimulación de lluvias y sobrevuelo e inspección de presas», indica el reporte.

«Sin embargo, derivado de las bitácoras de vuelo cotejadas, así como la información proporcionada por la Agencia Federal de Aviación Civil, y finalmente cotejada con la bitácora de vuelo del 1 de octubre de 2022 emitida por la Coordinación de Servicios Aéreos perteneciente al Poder Ejecutivo, es de apreciarse que en dicha fecha se realizó un vuelo que tuvo como finalidad el traslado de funcionarios en el que se trasladó al Gobernador y a su secretario particular a Ciudad Victoria».

El avión King Air fue adquirido por 69.7 millones de pesos en mayo del año pasado, en el momento más álgido de la crisis hídrica que enfrenta Nuevo León, y desde entonces el Gobierno ha evitado detallar los vuelos y resultados de la aeronave.

El reporte de revisión por situación excepcional, difundido en el portal de internet de la ASE, tiene una serie de observaciones administrativas en el proceso de compra del avión, así como la contratación del mantenimiento y la obtención de licencias de los pilotos.

«El personal encargado de pilotear la aeronave no contaba con licencias vigentes expedidas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en las fechas en que se efectuaron bombardeos de estimulación de nubes comprendidos entre el 15 de agosto al 25 de septiembre», expone el informe entregado al Congreso.

El resultado de la revisión fue turnado a la unidad investigadora de la ASE, para que determine las acciones o probables sanciones a implementar.