Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El manual de mantenimiento de Grupo Carso, empresa encargada de la construcción del tramo que colapsó en la Línea 12 del Metro, refuerza la conclusión de DNV acerca de que el desplome se pudo haber evitado.
El manual advierte que el tramo elevado debía ser revisado en aspectos principales, desde el hundimiento regional, filtraciones, pandeos, grietas soldaduras y aún más, después de sismos de magnitud superior a 6.5 o tras cargas no previstas.
El documento enfatiza en que, en caso de dudas de la integridad de las estructuras metálica y de concreto, se debe priorizar la inspección mediante radiografías o ultrasonido para hacer un mantenimiento mayor y no sólo superficial o cotidiano.
En su último dictamen de causa-raíz, del que REFORMA posee copia, la empresa noruega DNV establece que el desplome que dejó 26 muertos y más de 100 heridos pudo haberse evitado y que hubo una «falla en cascada» que llevó al colapso.
Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno, rechazó tener responsabilidad, dijo sentirse muy tranquila y afirmó que ninguna inspección podía haber detectado una falla técnica en la Línea 12.
Sin embargo, el manual de Grupo Carso para la Línea 12 enfatiza en que sí se pueden hallar y prevenir problemas graves con inspecciones profundas, utilizando radiografías, ultrasonido o líquidos penetrantes ante sospechas como las que se documentaron desde hace años, en pandeos y grietas.
«Si se tiene duda del estado de una soldadura, la inspección se hará mediante radiografías, ultrasonido o líquidos penetrantes», destaca en uno de sus apartados.

¡Participa con tu opinión!