Claudia Guerrero 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: El Presidente Andrés Manuel López Obrador reveló este viernes que una constructora que trabaja en una obra del Gobierno federal pagó «moches» a ambientalistas para que la dejaran trabajar.

Sin mencionar el proyecto, el nombre de la compañía ni del empresario que le confesó la entrega de los sobornos, el Mandatario explicó que fue una manera de evitar amparos de supuestos defensores del medio ambiente.

El Jefe del Ejecutivo se refirió al tema, tras descalificar las inconformidades y litigios de activistas y colectivos en contra del Tren Maya, a quienes acusó de corruptos.

«Aparecieron como hongos después de la lluvia, los pseudo ambientalistas y bien corruptos. Se está haciendo una obra, que tiene que ver con nosotros, le dije (al constructor): ¿Cómo le hiciste para que te permitieran hacer la obra? Una obra grande, no lo voy a decir, no vaya a ser que se amparen. Ya me confesó que tuvo que entregar unos ‘moches'», reveló desde Palacio Nacional.

Según López Obrador, a pesar de que descalificó el pago de los ‘moches’, el constructor justificó su conducta al asegurar que la obra no perjudicaba en nada al entorno, como acusaban los que intentaron oponerse.

«¡Eso no se hace! Claro que le reclamé y me dijo: ‘si no, no hacemos la obra, estamos actuando de manera responsable, no estamos destruyendo nada’.

«Pero es su modus vivendi, su modus operandi de las organizaciones de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, independientes, entre comillas», expresó.