Reunión en Defensa Legal de la Tauromaquia en Aguascalientes

Por FRANCISCO VARGAS M.

Teniendo como magnífico escenario el cómodo Cortijo Las Fuentes, que se ubica en la carretera a Valladolid, Jesús María, por iniciativa y organización del matador de toros César Delgadillo, se llevó a cabo una interesante reunión en “Defensa Legal de la Tauromaquia en Aguascalientes”, a la cual se dieron cita ganaderos, matadores de toros, novilleros, varios candidatos del Partido de Acción Nacional, jóvenes empresarios taurinos y aficionados a la fiesta brava.
La ponencia sobre la “Defensa Legal de la Tauromaquia” estuvo a cargo del licenciado y maestro Fernando Encarnación Vílchez Muñoz, quien hizo una interesante disertación, misma que escucharon con enorme interés todos los presentes.
Comenzó reconociendo el honor de ser invitado a esta reunión, en la cual entregó tres advertencias de naturaleza jurídica, con motivo de las acciones de carácter legal realizadas en contra de la tauromaquia, las cuales relatan las recientes noticias en Aguascalientes, acciones de carácter legal que intentan, desde su prohibición parcial de no permitir la entrada a menores de edad, la prohibición total de las corridas de toros.
Sobre la primera advertencia de naturaleza jurídica, mencionó que no existe, en la ley, una manera de blindar a la tauromaquia en contra de su prohibición a través del proceso legislativo, en virtud de la importancia que tiene la libertad del legislador, que recibe el nombre de libertad configurativa. En su caso, es el contenido de las reglas creadas por el proceso legislativo lo que pudiera controvertirse por vicios propios mediante el juicio relativo, destacó.
Añadió que, para comprobarlo, basta tomar como ejemplo el estado de Guanajuato, que, al momento de expedirse la prohibición legal de la entrada de menores de edad a corridas de toros, estaba declarada la tauromaquia como patrimonio cultural inmaterial del estado. Lo anterior, llevándolo al pasado, le hubiera impedido al propio Rodolfo Gaona aficionarse a la tauromaquia, puesto que empezó su carrera siendo menor de edad y a nosotros nos hubiera impedido heredar el patrimonio cultural inmaterial, de su innovación en el toreo.
Acerca de la segunda advertencia de naturaleza jurídica, dijo: “El lugar donde más peligro corre la tauromaquia de Aguascalientes no es aquí, es en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya que, actualmente, funge, como uno de sus ministros, aquel insensible que ha proyectado sentencias aprobando la prohibición de la tauromaquia. Cuando interpuse mi demanda de amparo en contra de la prohibición de la entrada de menores a espectáculos taurinos en León, me fue negado por el juez federal leonés suspender la prohibición mientras se resolvía el juicio de amparo. Entonces, interpuse un recurso en contra de dicha negativa, pero la negativa fue confirmada por el superior”. Añadió: “Al constatar, de mi parte, que los argumentos jurídicos para negar la suspensión de la prohibición, mientras se resolvía el amparo, eran los mismos que podían servir para sentenciar definitivamente el caso a favor de la prohibición, de inmediato solicité, en la Ciudad de México, la intervención de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para intentar sacar mi amparo del juzgado y de la ciudad.”
En lo que toca a la tercera advertencia de naturaleza jurídica, aseveró que lo que en realidad se puede hacer para la defensa legal de la tauromaquia es urgente, no es menor ni fácil de conseguir, y excluye por completo a la improvisación.
Finalizó comentando que la defensa legal de la tauromaquia, que llevó a cabo con éxito, la realizó con sus propios recursos, sin ser contratado por alguien, realizada sólo por respeto y gratitud a la tauromaquia.
Posteriormente, se abrió un espacio de preguntas, mismas que estuvieron a cargo de los candidatos, dando amplia respuesta a cada una de ellas el maestro Fernando Encarnación Vílchez Muñoz, quien dejó constancia de su amplio conocimiento en el tema.
Una vez que se compartió el pan y la sal, en el ruedo del propio cortijo se llevó a cabo la lidia de dos toros de la ganadería de Castorena, corriendo a cargo el primer astado por Jorge Didier, al ser afortunado en la rifa que se realizó previamente, mientras que el segundo toro fue toreado y pasaportado por César Delgadillo, quienes disfrutaron de las francas y nobles embestidas de los astados, al igual que los también matadores de toros Christian Ortega, Roberto Galán, Gerardo Adame y Luis Miguel Cuéllar. (pacovargas_@hotmail.com)