Sergio Ángeles
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Al 4 de junio, el saldo de las reservas internacionales fue de 193 mil 770 millones de dólares, una reducción semanal de 399 millones, informó este martes el Banco de México (Banxico).

De esta forma, las reservas suman seis semanas con disminuciones y se encuentran a 2 mil 240 millones de dólares de su máximo histórico registrado el 30 de enero de 2015, cuando totalizaron 196 mil 10 millones.

Durante la semana pasada, la variación en la reserva internacional fue resultado principalmente de la compra de dólares del Gobierno federal al Banxico por 375 millones de dólares, así como por una reducción de 24 millones debido principalmente al cambio en la valuación de los activos internacionales del instituto central.

Banxico detalló que el saldo de las reservas internacionales presenta una disminución acumulada, respecto al cierre de 2020, de mil 897 millones de dólares.

Agregó que la base monetaria (billetes y monedas en circulación y depósitos bancarios en cuenta corriente en el Banco de México) aumentó en 5 mil 222 millones de pesos, alcanzando un saldo de dos billones 153 mil 540 millones, lo que implicó una variación anual de 15.9 por ciento.

El crecimiento de la base monetaria se ha incrementado debido en parte a factores asociados a las medidas sanitarias implementadas en el País, que habrían aumentado la demanda de efectivo por parte del público como medio de pago, detalló el banco central.

La cifra alcanzada por la base monetaria al 4 de junio de 2021 significó un incremento de 296 mil 77 millones de pesos respecto a la misma fecha del año anterior.

En la semana pasada, Banxico realizó operaciones de mercado abierto con instituciones bancarias para compensar una expansión neta de la liquidez por 69 mil 670 millones de pesos.

Según el instituto central, ésta fue resultado de una expansión debido al retiro de recursos de la cuenta de la Tesorería de la Federación y otras operaciones por 74 mil 892 millones de pesos, así como por una contracción por 5 mil 222 millones debido a la mayor demanda por billetes y monedas por parte del público.