Jorge Cano 
Agencia Reforma

CDMX.- La incertidumbre presupuestaria para el desarrollo de la ciencia en el País se está agravando, pues además de la extinción de fideicomisos, hay un retraso del gasto en investigación equivalente a mil 550 millones de pesos, en lo que va del año.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda, para 22 centros de investigación del Gobierno federal, el gasto se ha retrasado en 27.3 por ciento al cierre de agosto. Se trata de recursos que no han llegado a su fin y no han podido ejercerse.

Dichos centros, pertenecientes al Consejo de Ciencia y Tecnología (Conacyt), debían de recibir 5 mil 673 millones de pesos, en vez de eso, obtuvieron 4 mil 122 millones.

El retraso en la entrega de recursos pone de manifiesto la necesidad de los centros de investigación de contar con fideicomisos que garanticen la estabilidad del gasto, aseguró Liliana Quintanar Vera, investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav).

“No se puede hacer ciencia con esa incertidumbre presupuestaria. Por eso es necesario tener financiamiento de otras fuentes para disponer de recursos en proyectos multianuales”, explicó.

De forma general, el ejercicio de recursos presupuestario para cada año fiscal no se puede hacer sino hasta marzo y se deben de cerrar las contrataciones en el mes de octubre. Esto significa que los centros de investigación se quedan sin posibilidades de gasto por cinco meses.

Encima, si los recursos se retrasan o de reducen durante el año, es más complicado realizar proyectos de investigación, dijo Quintanar Vera.

En los primeros ocho meses del 2020, la Corporación Mexicana de Investigación en Materiales fue el centro de investigación con mayores retrasos. Debía recibir 707 millones, pero recibió sólo 114 millones, es decir, 83 por ciento de subejercicio.

Le sigue el Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (CIATEC), con un retraso de 44.5 por ciento, que equivalen a 78 millones de pesos menos de los 176 millones que debían recibir.

Entre los centros más conocidos con afectaciones está el Colegio de la Frontera Norte, con un retraso de 30 por ciento o 70 millones de pesos; el Instituto Mora, con un retraso de 27.5 por ciento o 34 millones, y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), con 19 por ciento de retraso, equivalente a 47 millones de pesos.

Otros centros de investigación dependientes de la Secretaría de Educación (SEP) y de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) también registran subejercicios.

En el caso del Cinvestav, a agosto presenta un retraso de 390 millones de pesos o 19 por ciento. De igual forma, destaca la Universidad Autónoma de Chapingo, con un retraso de 9.8 por ciento, equivalente a 205 millones de pesos.