El sistema educativo mexicano enfrenta desafíos y oportunidades en la actualidad, por lo que urge implementar políticas que promuevan la pertinencia, calidad y accesibilidad en beneficio de las presentes y futuras generaciones, así lo señaló Guillermo Hernández Duque, director de Desarrollo Global.

Subrayó la necesidad de alinear la educación con las demandas del mercado laboral global, haciendo referencia a las expectativas tanto de las empresas locales como de las asociaciones internacionales.

Hizo hincapié en la importancia de desarrollar competencias profesionales y humanas a nivel global, enfatizando la flexibilidad cultural, la multidisciplinariedad y la adquisición de valores como pilares fundamentales en la formación educativa.

Argumentó que la formación de competencias globales debe comenzar desde la educación básica y extenderse hasta la educación superior, alineando así todos los niveles del sistema educativo con las necesidades del entorno globalizado.

Señaló la importancia de socializar la calidad educativa, garantizando que todos los estudiantes, independientemente de su origen socioeconómico, tengan acceso a una educación de alta calidad.

Respecto a la polémica generada por el Gobierno Federal con la prueba PISA y la necesidad de evaluar la calidad educativa de manera objetiva y global, hizo un llamado a defender su implementación como parte de los esfuerzos por mejorar la calidad educativa.