Luego de ser señalado como uno de los espacios con poco control en la movilidad ciudadana, aproximadamente 15 comerciantes del Pasaje Ortega en el centro de la ciudad, fueron retirados este fin de semana por la autoridad municipal, específicamente fueron con los que carecían del permiso respectivo, mientras a los que cuentan con local, incluyendo a los del Pasaje Juárez, se les pidió no sacar la mercancía más allá de su establecimiento.

La molestia e incertidumbre entre los comerciantes con más de tres décadas de estar instalados en esa zona no se hizo esperar, pues comentaron, primero se les permitió su permanencia por años y ahora, cuando más necesitan del apoyo para que puedan seguir trabajando y ganarse la vida en medio de esta pandemia, los retiran.

A decir de comerciantes que fueron retirados, es algo que se les había advertido y adjudicaron esta decisión municipal a “dos o tres calienta-cabezas que decían que nos quitaban porque nos quitaban”, y ahora así el resultado.

Ante la amenaza de que serían levantados sus puestos, lo cual al final ocurrió, es que un grupo de ellos acudió con el Secretario General de Gobierno del Estado, en donde su titular, Juan Manuel Flores les comentó que por parte de la administración estatal había voluntad de permitir la apertura de los comercios durante el mes de diciembre, pero no estaba en sus manos su permanencia porque los permisos en vía pública corresponden al Municipio.

El problema es que de inmediato estos comerciantes semifijos no tienen alternativa para reubicarse, pues sus clientes los tienen ubicados en esa zona en la que han trabajado por años, y retirarlos de pronto como ocurrió, pone en riesgo su economía, pues “muchos pedimos prestado para surtir mercancía”.

Retiraron a 15

Por su parte, información proporcionada por el director de Mercados del Municipio, Israel Díaz García, la determinación de retirarlos fue porque se detectó que en promedio 15 de los comercios semifijos que estaban allí instalados, no cuentan con el permiso respectivo, “sólo se retirarán los que no lo tienen”.

Esta tarea de levantar los puestos comenzó desde el viernes por la tarde y para evitar problemas se pidió la colaboración de los comerciantes, que no aceptaron de buena gana y es entendible, pues se sabe que es su negocio, sin embargo como tal, necesitan el permiso respectivo que otorga el Municipio y así se cumpla con las disposiciones, tal como lo hicieron otros vendedores de la misma zona a los que se les dejará en el lugar que han ocupado, “sólo se quedarán los que tienen permiso”.

De manera que, indicó, fueron quitados del Pasaje Ortega, aquellos que construyeron ilegalmente sobre el andador con estructuras y cortinas, en tanto que a los que tienen locales, también se les ha solicitado dejen libre la zona peatonal, con lo que además, se evitan aglomeraciones de los clientes, tal como se pide en este tiempo de pandemia.