Jesús Guerrero
Agencia Reforma

CHILPANCINGO, Guerrero.- Horas después de que hombres armados incendiaron cinco vehículos de transporte en las cercanías de Petaquillas, ubicado a 8 kilómetros de la cabecera municipal, pobladores retuvieron por más de 10 horas a un grupo de militares en demanda de seguridad en esta zona de Guerrero.
Los soldados realizaban un recorrido de vigilancia tras el reporte de disparos en la zona cuando fueron rodeados por los pobladores.
Las autoridades del pueblo, en donde viven unas diez mil personas, acusaron que ha aumentado el índice de delitos y ninguna corporación policiaca ha podido frenar esta situación.
Debido a ello exigieron que el Gobierno les permita instalar un retén de revisión operado por su policía comunitaria en uno de los tramos de la carretera federal Chilpancingo-Acapulco.
Los habitantes de Petaquillas también bloquearon los accesos de esta localidad en donde aún permanecían las unidades de transporte público que hombres armados incendiaron durante la noche del lunes y madrugada del martes.
Desde las diez de la mañana, los inconformes cerraron los accesos de su comunidad y se suspendió el servicio de transporte público en la ruta Petaquillas-Chilpancingo.
Los pobladores de al menos una docena de colonias y fraccionamientos cercanos resultaron afectados.
Desde el arranque del bloqueo, elementos del Ejército y de la Guardia Nacional iniciaron patrullajes en la carretera federal Chilpancingo-Petaquillas.
Además, a unos 300 metros de la entrada del pueblo se instalaron varios camiones de policías estatales antimotines preparados para intervenir en el rescate de los militares, lo que al final no ocurrió, y en la zona sobrevoló un helicóptero.
Las autoridades también habilitaron un retén de revisión a la salida de Chilpancingo donde está ubicado el cuartel de la Guardia Nacional, a una distancia de cuatro kilómetros de Petaquillas.
Poco después de las 13:00 horas arribó a la comunidad el director de Gobernación estatal, Francisco Cisneros, y el delegado de Gobierno en la región centro del estado, Raúl Suárez Martínez, para negociar en medio de tensión, con los pobladores la liberación de los militares.
No obstante, los soldados permanecieron retenidos hasta pasadas las 20:50 horas.
Petaquillas es una de las entrada para llegar al municipio de Quechultenango, considerado el bastión de la organización criminal «Los Ardillos».
Tras los acontecimientos, la Gobernadora Evelyn Salgado Pineda anunció que se instalará una Base de Operaciones Mixtas para blindar el tramo Chilpancingo-Petaquillas.
En una entrevista que dio en la ciudad de Tixtla, la mandataria estatal señaló que en este nuevo operativo participará la Guardia Nacional y la Policía Estatal.

¡Participa con tu opinión!