El dirigente de la AUGTEA, Óscar Romo Delgado, se manifestó ayer en contra de las prácticas recaudatorias y actitudes prepotentes por parte del personal de la Proespa que ejecutan retenes para la verificación vehicular y se ubican en lugares que impiden el libre tránsito de los automóviles y emprenden la cacería en contra de quienes no han cumplido con esta obligación.
El dirigente de las Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado de Aguascalientes llamó a todos los concesionarios a cumplir con sus verificaciones vehiculares para evitar sanciones, sin embargo, la actitud de la Proespa es criticable porque en esos retenes detiene las unidades, las lleva a sus corralones y utiliza el servicio de grúas que cobran sobreprecios.
Hasta el momento, aseveró que las agrupaciones de taxistas han recibido los reportes de aproximadamente 50 a 70 vehículos que han sido afectados con erogaciones que oscilan entre 4 mil y 5 mil pesos para pagar las sanciones aplicadas por la Proespa, a fin de sacar los automóviles de los corralones y esos procesos se llevan de tres a cuatro días, mismo tiempo en el cual no se puede trabajar.
La petición a la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente es hacer el llamado de atención a esos conductores que no han cumplido con la verificación vehicular, pero en lugar de aplicar sanciones y llevárselos al corralón, mejor les haga un apercibimiento de cumplimiento y que las notificaciones se hagan en sus domicilios y en caso de no atender, entonces sí se les sancione.
Adicionalmente, dijo que se analiza si los retenes son inconstitucionales y sería conveniente que dieran a conocer en que normatividad se sustentan este tipo de operativos que afectan tanto a taxistas como a otras modalidades de transporte.
Además, apuntó que la economía del gremio taxista se encuentra muy golpeada desde la pandemia sanitaria y en estos momentos se necesitan apoyos para favorecer el cumplimiento y no para sacarles más dinero por esta causa.