Saraí Cervantes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las empresas transportistas enfrentarán aumento de costos y combustible de mala calidad en su transición hacia vehículos más «limpios», afirmó José Alfredo Cárdenas, vicepresidente de Transportes Innovativos.
En abril, la Semarnat eliminó la prórroga de expedición de permisos adicionales para producir e importar vehículos pesados con motores que utilizan tecnologías Euro V y EPA 07, lo que impulsaría la transición a vehículos con tecnologías más limpias como la Euro 6 y EPA 10.
«Hay una serie de costos que se incrementan y que se suman a otros problemas que enfrentamos, como el tema de la inseguridad en carreteras, de regulación, la escasez de conductores», dijo Cárdenas.
Por ejemplo, los permisionarios del transporte de carga terrestre prevén que el mantenimiento de las unidades con motores Euro 6 y EPA 10 será alrededor de 10 por ciento más caro.
Tales unidades son entre 8 y 10 por ciento más caras que un camión tradicional.
Además, el combustible DUBA que hay en México no tiene el nivel de calidad requerido para ese tipo de motorizaciones, afirmó Cárdenas y tampoco hay suficiente abasto de él para resolver las necesidades del autotransporte.
Pero para el año entrante, ya con un ajuste de inflacionario, serán entre 13 y 16 por ciento más costosas.
«Esto nos quita flexibilidad para operar porque solo podemos cargar este tipo de combustible con proveedores seguros, con los cuales hemos analizado que sí pasan la prueba de calidad requerida», detalló.
Por ello, mencionó es necesario que el gobierno implemente controles para garantizar la calidad de este tipo de combustible, dado que si se les pone un combustible de mala calidad a las unidades con los motores con tecnología más limpia se pueden descomponer y las reparaciones son más caras.
Otro de los retos es que los fabricantes han señalado que los motores para el próximo año tendrán un incremento de entre el 12 y el 16 por ciento debido a factores como la inflación y a que este tipo de motorizaciones son más caras, advirtió Cárdenas.
Cárdenas, indicó que los transportistas tendrán que considerar temas de capacitación tanto para los operadores de las unidades como de técnicos de mantenimiento.
«Las unidades más limpias trae un beneficio al medio ambiente, y hay que reconocer que además tienen un 5 y 6 por ciento de incremento en el rendimiento del combustible. Los transportistas nos estamos aventando un salto de fe. La transición será un poco dolorosa»,